Árbol navideño en memoria de soldados caídos ayuda a familias a honrar a sus seres queridos

En esta temporada de fiestas, un regalo especial dentro del Casino Atlantis en Reno, Nevada, espera a familias locales de soldados caídos. 

Alejado del ruido, las luces de las máquinas tragamonedas y las mesas de juego, hay un árbol navideño con focos de colores, adornos y fotos de hijos e hijas quienes perdieron la vida mientras servían a su patria en las fuerzas armadas de los Estados Unidos. 

Si bien las fiestas pueden ser un recordatorio doloroso de los seres queridos que han perdido, el árbol navideño brinda a las familias de los soldados caídos —conocidas como familias “Estrella Dorada”— una oportunidad tangible de recordar y honrar a sus hijos. 

“No hemos tenido un árbol de Navidad desde que mi hijo murió”, dijo entre lágrimas Sharon Zaehringer, una Madre Estrella Dorada. “El año pasado fue el primero que tuvimos un árbol y fue aquí en el Atlantis. Entonces, vendré aquí y me sentaré a ver las fotos y honrar a nuestros niños que están en el árbol”. 

Zaehringer fue una de las madres Estrella Dorada quien asistió a la iluminación del árbol navideño, donde, junto con otras, está puesta la foto de su hijo; el Sargento de la Marina, Frank Zaehringer, quien murió en octubre de 2010 a los 23 años mientras servía en Afganistán. 

Frank Zaehringer se graduó de Wooster High School en el 2005 y se unió a la Infantería de Marina en 2007. 

Sharon Zaehringer next to Christmas tree
Sharon Zaehringer, de pie, junto a la foto de su hijo Frank Zaehringer en un árbol de Navidad en el Atlantis Casino en Reno. Miércoles 4 de diciembre de 2019. (Foto: Jazmin Orozco-Rodriguez / The Nevada Independent).

Los padres de los soldados caídos son conocidos como “Estrella Dorada”, término que viene de las familias de la Primera Guerra Mundial, quienes colocaban estrellas azules en sus ventanas por cada familiar realizando su servicio en las fuerzas armadas. 

Si esos familiares fallecían durante su servicio, la familia reemplazaban la estrella azul con una dorada. 

Vuelo de Honor Nevada, una organización sin fines de lucro que cubre vuelos para que veteranos locales visiten monumentos conmemorativos, empezó este evento en diciembre del año pasado. 

Jon Yuspa, director ejecutivo y fundador de Vuelo de Honor Nevada, escribió en un correo electrónico a The Nevada Independent que tuvo la idea de ayudar a las familias de los soldados caídos a crear nuevos recuerdos positivos para la temporada de fiestas. 

“Hemos visto y oído tantas historias de recuperación acerca del árbol”, indicó Yuspa. “Las familias han estado pasando tiempo alrededor de los árboles como si estuvieran en sus [propias] salas”. 

Prayer at Christmas tree lighting
Asistentes guardaron silencio durante una oración en honor a familias y veteranos presentes en la iluminación de un árbol de Navidad en el Casino Atlantis en Reno. Miércoles 4 de diciembre de 2019. (Foto: Jazmin Orozco-Rodriguez / The Nevada Independent).

Steven Ward también es un Padre Estrella Dorada. Su hijo, el Cabo Primero de la Marina, Eric Ward, murió en febrero del 2010 mientras realizaba su servicio en Afganistán. Tenía 19 años y creció en Redmond, Washington. 

“Le encantaba la Navidad”, dijo Ward. “Cada año mantenemos un asiento vacío para él”. 

Eric Ward fue Infante de Marina de quinta generación, después de su madre y padre, abuelos y generaciones antes de él. 

Steven Ward señaló que esta temporada puede ser emotiva y difícil. 

“Pero se tiene que aprender a procesar y seguir adelante”, dijo. “Los honras. Sé que la pérdida nunca será sin dolor, pero sigo adelante y a cambio le rindo honores al asistir a eventos como Vuelo de Honor y los árboles navideños y parrilladas para otros padres Estrella Dorada”. 

Man looks at Christmas tree
Un hombre contempla un árbol de Navidad que puso Vuelo de Honor Nevada en el Atlantis Casino en Reno. Miércoles 4 de diciembre de 2019. (Foto: Jazmin Orozco-Rodriguez / The Nevada Independent).

Hay tres árboles navideños en el Casino Atlantis. Uno es en memoria de soldados caídos como Frank y Eric, otro para los veteranos vivos y el último para las personas de servicio activo. 

Desde que los árboles se pusieron a finales de noviembre y a principios de diciembre, propios y extraños han dejado tarjetas navideñas al pie de los árboles, agradeciendo el servicio y sacrificio de las personas que representan los árboles.

Los tres árboles fueron armados por Dawn Forbus, miembro de la mesa directiva de Vuelo de Honor Nevada. 

Forbus dijo que se ofreció como voluntaria para poner los árboles porque se siente conectada a las familias de Estrella Dorada y quiso honrarlos a ellos y a los sacrificios que hicieron sus seres queridos. 

Forbus agregó que el evento le produce emociones mixtas, y que, para las familias que recuerdan a sus hijos e hijas, el árbol de Navidad se ha convertido en algo que va mucho más allá de un simple árbol.

“Ha ayudado a que los miembros de las familias Estrella Dorada se den cuenta que no están solos y que su ser querido no ha sido olvidado”, dijo Forbus.