Cegavske: No existe ninguna evidencia de votos ilegales, pero el fraude de registro de electores es “más grande de lo que la gente se imagina”

Este artículo fue traducido al español a partir de una versión en inglés. La versión en inglés aparece en la página de The Nevada Independent.

No hay evidencia de que algunas personas hayan votado de manera ilegal durante las elecciones recientes, pero Nevada sí tiene un problema en cuanto al fraude por registro de electores y “es mucho más grande de lo que la gente se imagina,” comentó esta semana la Secretaria de Estado Barbara Cegavske.

La jefa de elecciones republicanas mencionó que su oficina está tratando de reforzar los procedimientos que regulan el flujo de personas que trabajan y que vienen a laborar a las unidades de registro de electores dentro del estado. Estos cambios se encuentran a discusión dentro de la propuesta AB45.

“Hubo mucha gente que vino y que no conocía nuestro estado. Mucha gente que vino y que no conocía nuestras leyes. Personas que llegaban sin entrenamiento alguno. Creo que simplemente algunas buenas personas contrataron a otras para hacer el registro”, comentó en una presentación al Comité de Operaciones Legislativas y Elecciones de la Asamblea, agregando que el problema era a nivel nacional y no sólo en el estado de Nevada.

En el 2016, dos casos salieron a la luz. Una mujer de Pahrump llamada Tina Marie Parks fue arrestada bajo cargos de intimidación de electores y perjurio por supuestamente marcar como “Republicano” o “sin partido” en los formatos a electores que deseaban ser registrados como demócratas. Y un hombre de Las Vegas, Renaldo Johnson, fue arrestado por agregar nombres de personas a una petición sin su autorización, mientras ayudaba al Partido Verde a calificar, sin ningún éxito, para tener un lugar en la votación de Nevada.

Cegavske se negó a dar más detalles en cuanto al alcance del problema en el registro de electores, alegando que no podía hacer comentarios sobre investigaciones que se encontraban en curso. Pero tanto ella como su personal compartieron otras ideas sobre cómo trabajan para mantener la  integridad de las elecciones. Aquí algunos aportes:

El registro en línea es bastante popular, pero el registro en papel sigue siendo fundamental

Nevada ha contado con un sistema de registro de electores en línea desde Septiembre del 2010, y casi 269,000 personas han utilizado este sistema desde entonces. Las personas “sin partido” lo utilizan a un ritmo más alto que las personas registradas con otros partidos.

El sistema de registro de electores en línea verifica la identidad de la persona al comparar su información personal, incluyendo nombre, fecha de nacimiento y número de su licencia de manejo, con la información que ya se encuentra archivada en el Departamento de Vehículos y la Administración del Seguro Social.

Las personas se pueden registrar en línea durante 10 días más que al registrarse por escrito. En esos días adicionales durante este otoño, el sistema manejó 25,736 registros nuevos y actualizaciones.

Los padrones electorales son contrastados con otras bases de datos

Tanto las leyes federales como estatales requieren que el estado de Nevada revise regularmente la precisión de su padrón electoral. Mientras que los registros electorales individuales son administrados por los condados, éstos envían su información al estado cada noche y se verifica contra dos programas de correlación entre estados — uno llamado Centro de Información de Registro Electrónico (ERIC) y el otro es el Interstate Crosscheck (Correlación Interestatal).

Esas bases de datos utilizan la información del índice de defunción del Seguro Social, del sistema de cambio de direcciones del Servicio Postal de los Estados Unidos y de los registros de otros estados para asegurar que las personas no se encuentren registradas en más de un lugar.

La oficina de Cegavske está tratando de tener acceso a una base de datos de los Servicios de Inmigración y Ciudadanía de los Estados Unidos (USCIS) llamada  Programa de Verificación Sistemática para los Derechos de Extranjeros (SAVE), la cual les ayudaría a determinar si las personas que se encuentran registradas son ciudadanos estadounidenses.

Cegavske comentó que su oficina recientemente preguntó sobre la posibilidad de formar una asociación, pero aún no sabe si esto tendría algún costo o si otros estados están utilizando la base de datos.

Previniendo una labor poco profesional en el registro de electores

La oficina de Cegavske solicitó un proyecto de ley, AB45, que le permitiría adoptar por reglamentación, las certificaciones que una persona tendría que poseer para participar en una campaña de inscripción de electores o para hacer circular una petición. También requiere que las personas que estén  promoviendo una petición, archiven su nombre con su oficina, así como una lista de los comités de acción política que han formado para promover su causa.

Previniendo el hackeo de las máquinas electorales

El representante de elecciones de Cegavske, Wayne Thorley, salió en defensa del sistema electoral ante cualquier preocupación por hackeo.  Señaló que el sistema de registro electoral así como las máquinas para votar son distintos.

“Son dos sistemas diferentes que nunca se conectan o entran en contacto directamente, lo cual se conoce como una “brecha de aire”, explicó. “A veces existen varias brechas de manera que no hay forma de que un virus o cualquier otra cosa que exista en el sistema de registro pueda entrar al sistema de votos.”

Las máquinas para votar tampoco se encuentran conectadas a una red ya sea remota o físicamente así que no se puede tener acceso a ellas de manera remota, comentó.

Las oficiales electorales se protegen contra cualquier alteración física a través de sellos de seguridad en cada uno de los componentes que lo harían evidente. Estos sellos son numerados, etiquetados y escaneados cuando se regresan para asegurar que no haya nada extraño.

Los votos se registran tanto electrónicamente en un disco duro como en una boleta electoral que se imprime por la parte lateral de la máquina, llamada evidencia auditable de papel verificable por el votante (VVPAT, por sus siglas en inglés). Los oficiales electorales toman una muestra aleatoria de registros electrónicos y físicos para verificar que coincidan.

“Durante estos 10 años siempre han coincidido,” comentó Thorley.

Cegaske publicó detalles acerca de los procedimientos de seguridad en su página web durante este verano.

Tipos de fraude electoral

Debido a vagas declaraciones de un fraude electoral, la oficina de Cegavske publicó una lista de los tipos de fraude durante el verano, para añadir precisión a la discusión. A continuación están las clasificaciones que desarrollaron, las cuales también fueron publicadas en su página web:

  1. Votación Doble – Un individuo emite más de una boleta electoral durante la misma elección.
  2. Votante Inelegible – La emisión de una boleta electoral realizada por una persona que no es elegible para votar. Esto puede incluir a no-ciudadanos o a delincuentes a quienes no les han sido restaurados sus derechos.
  3. Votante Fallecido – El nombre de una persona fallecida sigue apareciendo en el padrón electoral y otra persona emite una boleta electoral con su nombre de  manera fraudulenta.
  4. Supresión de Votantes – Cualquier táctica dirigida a disminuir o suprimir el número de votantes que de otra forma podrían haber votado durante las elecciones.
  5. Fraude en el Registro Electoral – Completar y enviar un formato de registro electoral a nombre de una persona ficticia; completar un formato de registro electoral con el nombre de una persona real pero sin su consentimiento, y falsificando su firma en el formato; cambiar información de un formato de registro electoral una vez que éste ha sido completado; no entregar los formatos de registro electoral a tiempo; o desechar formatos de registro electoral debido a la afiliación con un partido.   
  6. Hacerse pasar por el votante – Una persona que alegue ser alguien más al momento de emitir su voto, ya sea en persona o en una boleta electoral por ausencia.
  7. Compra de votos – Acuerdos entre votantes y otras partes para comprar y vender votos, tales como un candidato que paga a los votantes para votar por él o ella, o un votante ofreciendo vender su voto a cambio de dinero.

Fraude por Oficiales Electorales – Se refiere a la manipulación de boletas electorales por parte de los oficiales que supervisan las elecciones, tal como deshacerse de boletas, emitir boletas a nombre de otras personas, o cambiar los votos de un candidato a otro.