Censo en Nevada aún enfrenta retos a pesar de aumento en presupuesto estatal para campaña de alcance

Esta
nota fue traducida al español y editada para mayor claridad en una versión
en inglés
que aparece en The Nevada Independent.

A pesar de
un aumento sustancial en fondos estatales, las tendencias nacionales no
favorecen a Nevada y podrían hacer que el conteo de la población sea más
difícil que en años anteriores a medida que el estado se prepara para el Censo
2020.

Este martes,
durante una presentación al Foro Económico del estado, el demógrafo estatal
Jeff Hardcastle describió algunos retos que enfrenta el estado en su esfuerzo
para obtener un recuento exacto de su población según lo requerido por el Censo
decenal; un recuento de población con mandato constitucional que determina la
representación en el Congreso y tiene un efecto considerable en el
financiamiento federal: unos $2,086 dólares por persona.

Aunque el
estado ha aumentado sustancialmente su presupuesto de mercadeo para el Censo
2020, Hardcastle identificó puntos que podrían afectar las operaciones del
Censo en el estado, incluyendo niveles más bajos de confianza en el gobierno,
problemas de financiación federal y estructurales que hacen que el conteo para
los cerca de 3.09 millones de nevadenses sea una propuesta difícil.

Hardcastle elogió
al estado por asumir un papel más proactivo en la preparación del Censo. Además
de un mayor alcance y presupuesto de mercadeo, un "Comité
de Conteo Completo
" del estado ha comenzado con casi tres meses de anticipación,
a diferencia de 2010.

"Así
que ese es el gran reto", dijo Hardcastle. "Se está viendo menos personas
que dicen que es probable que van a responder [el cuestionario del Censo] cuando
reciban la invitación... Ya hay una brecha incorporada del 20 por ciento en
tener que aumentar esa tasa de respuesta en interés para el Censo".

Aunque una encuesta nacional del Censo descubrió que las personas tienen menos probabilidades de responder al Censo en 2020 en comparación con 2010 (86 por ciento frente a 67 por ciento), esta vez Nevada solo tendrá dos oficinas locales en Las Vegas, a diferencia de las cuatro que tuvo en el ciclo 2010 (tres en Las Vegas y una en Reno).

Además, la
estrategia de usar el Internet para completar los formularios del Censo se podría
ver afectada por un número relativamente grande de hogares en Nevada que
informaron no tener acceso a Internet (más de 178,000) y un gran porcentaje
estimado de la población del estado (37 a 42 por ciento, basado sobre logros
educativos y edad) que prefiere completar en papel los formularios del Censo.

Aunque la
población de Nevada es urbana en gran parte, es probable que el tamaño
territorial del estado y las comunidades rurales dispersas sean un reto para
los organizadores del censo.

Hardcastle
también identificó posibles dificultades con un número relativamente grande de
hogares que no hablan inglés de nacimiento: una encuesta realizada en el
Condado Clark, de 2009 a 2013, encontró un gran número de hogares de habla
hispana (188,480) que informaron que hablan inglés menos que “muy bien”, pero
también un número significativo de hogares donde el idioma dominante era el
tagalo (18,628), chino (9,465), coreano (5,850) o amárico (3,865).

El
funcionario agregó que los gobiernos estatales y federales tendrían que tomar
medidas proactivas para combatir la desinformación sobre el proceso del Censo,
desde cómo estudiantes universitarios y jubilados deberían registrar sus
domicilios, hasta los posibles efectos del intento de la administración Trump
de agregar una pregunta
de ciudadanía en el Censo
(medida bloqueada
por la Corte Suprema de los Estados Unidos en julio).

De acuerdo
con Hardcastle, Nevada está tomando medidas en la dirección correcta para
prepararse para el Censo, incluyendo $5 millones para actividades de alcance y
mercadeo, así como la contratación
de un director de extensión del Censo, Kerry Durmick, el mes pasado.

Además del comité de extensión del Censo del estado, se han formado comités separados en los poblados condados Washoe y Clark, y el personal federal está trabajando con funcionarios en los condados de Carson City, Nye, Lyon, Douglas y Pershing.

También se
ha formado un consorcio de grupos sin fines de lucro para ayudar con los
esfuerzos de divulgación del Censo, Silver State Voices.