Dean Heller lanza candidatura para gobernador, intenta un retorno político tres años después de su derrota en el Senado

Esta nota fue traducida al español y editada para mayor claridad a partir de una versión en inglés.

El ex Senador Republicano Dean Heller lanzó oficialmente una candidatura para gobernador el lunes, tratando de volver a la esfera política a la que perteneció durante décadas antes de ser derrotado en una campaña de reelección de 2018 donde tuvo una relación tensa con el entonces Presidente Donald Trump.

El evento de destape de Heller tuvo lugar en la ciudad en la que creció — Carson City. Dijo que estaba de acuerdo con haber terminado con la política después de su derrota hace tres años.

“Pero luego sucedió algo, algo cambió. Se llamó 2020. 2020 pasó, los malos políticos empezaron a tomar malas decisiones”, advirtió. “Y le dije a mi familia: 'Ya basta. Tenemos que hacer algo al respecto'. Así que estamos aquí hoy porque creo que es hora de despedir a Steve Sisolak”.

El ex senador Dean Heller lanza su campaña para gobernador el lunes 20 de septiembre de 2021 en la oficina del Partido Republicano de Carson City. (David Calvert / The Nevada Independent)

Su debut aumenta las apuestas en una carrera considerada un referéndum debido al manejo de la pandemia por parte del Gobernador Demócrata Steve Sisolak. Heller ya ha centrado el polémico tema de las medidas de mitigación de COVID en su campaña, estrenando un video durante el fin de semana donde denuncia cierres de empresas y reglas que obligaron a sus nietos a jugar fútbol con mascarilla.

Si bien no dijo directamente que las elecciones de 2020 fueron fraudulentas, Heller criticó la reciente legislación electoral y afirmó que "facilitamos más el hacer trampa en futuras elecciones". Prometió que, si es electo gobernador, “ustedes no se preguntarán si las elecciones fueron legítimas” y que su primer orden del día será promulgar una identificación de votante por orden ejecutiva.

Agregó que no exigirá la vacuna contra la COVID, pero señaló que él mismo se vacunó y expuso: “Lo voy a enfatizar y se los reiteraré a mis compañeros nevadenses que creo que es muy importante”.

Heller tendrá que triunfar en unas primarias abarrotadas y sin el equipo de consultores de campaña que ha guiado sus campañas anteriores — esa empresa, November Inc., fue contratada por el alguacil del Condado de Clark, Joe Lombardo, quien también está tratando de figurar como un Republicano más convencional durante la contienda. El video de Heller apuntó sutilmente a la complicada posición de Lombardo sobre las armas, mostrando al ex Senador practicando tiro al blanco.

Otros participantes en la contienda incluyen a Joey Gilbert. Él estuvo en Washington D.C. el día de los disturbios del 6 de enero en el Capitolio, ha cuestionado la validez de las elecciones y ha  tratado de persuadir a las comisiones de los condados rurales para demandar al gobernador por el estado de emergencia en curso.

Heller, de 61 años, comenzó su carrera política en 1990 como asambleísta estatal, luego durante tres mandatos fue secretario de estado y tuvo dos mandatos en el Congreso antes de ser nombrado para el Senado de los Estados Unidos en 2011 después de que el entonces Senador John Ensign dimitió.

El ahora aspirante obtuvo una simpatía moderada en una Nevada cada vez más púrpura en 2013, cuando apoyó un proyecto de ley de reforma migratoria y votó en 2015 para no seguir con un proyecto de ley para deshacer el programa DACA, que otorga estatus legal a las personas traídas al país ilegalmente cuando eran niños.

Pero tropezó al navegar por la era de Donald Trump y no reconoció haber votado por él hasta nueve meses después de las elecciones de 2016.

Después de una campaña de 2018 en la que se burlaron de él por sus posturas políticas, perdió ante la novata Demócrata Jacky Rosen por un margen de cinco puntos porcentuales.