En riesgo, aumento de salario a maestros; Distrito Escolar busca conseguir más fondos estatales

Esta nota fue traducida al español y editada para mayor claridad a partir de una versión en inglés que aparece en The Nevada Independent.

El Distrito Escolar del Condado Clark (CCSD) espera recibir unos $55 millones de dólares en nuevos ingresos para el próximo año escolar, pero los líderes dicen que no es suficiente para cubrir los aumentos de salarios que prometió el Gobernador de Nevada Steve Sisolak.

Sisolak propuso un aumento del 3 por ciento para los educadores y un aumento del salario acumulado del 2 por ciento en los dos años del próximo bienio. El problema: el Superintendente del CCSD, Jesús Jara, dijo que los aumentos le costarían al distrito $100 millones, muy por encima del aumento de fondos que anticipa recibir el distrito.

Funcionarios del distrito escolar dijeron que el aumento salarial del 3 por ciento — esencialmente un ajuste por el costo de vida — costaría alrededor de $60 millones durante el año académico 2019-2020. El aumento del 2 por ciento de la acumulación, que refleja un movimiento ascendente en la escala salarial, requeriría $40 millones. Jara agregó que el distrito espera además un aumento del 10 por ciento en costos de atención médica.

Debido a la obligación del distrito de presentar un presupuesto equilibrado, los aumentos no figuran en el presupuesto provisional 2019-2020 que los miembros de la Junta Escolar del CCSD revisaron este miércoles durante una sesión de trabajo.

Jara señaló que apoya el deseo de Sisolak de otorgar los aumentos y que ha estado trabajando con los líderes legislativos para encontrar más fondos. El distrito escolar debe presentar su presupuesto provisional al Departamento de Impuestos de Nevada antes del 15 de abril. Pero la adopción del presupuesto final es hasta finales de mayo.

El presupuesto tentativo incluye un estimado de los fondos de la Cuenta de la Escuela Distributiva (DSA) la mayor fuente de fondos para la educación del estado. Jara dijo que se espera que esos fondos aumenten en $214 millones, pero que la participación del Condado Clark sería apenas de $55 millones.

Después del anuncio del distrito escolar, Sisolak reiteró su deseo de ver que los educadores reciban los aumentos.

“Me sentí muy orgulloso de incluir en mi presupuesto recomendado un aumento financiado por el estado para educadores por primera vez en más de una década”, dijo el mandatario en un comunicado. “Sigue siendo una prioridad para mí, y continuaré trabajando con los distritos escolares y el liderazgo legislativo para asegurar que este aumento del tres por ciento llegue a nuestros educadores. Espero que CCSD y todos nuestros distritos escolares compartan mi compromiso de garantizar que nuestros educadores que trabajan arduamente obtengan el aumento que ha estado pendiente por tanto tiempo y que se merecen”.

La incertidumbre de los aumentos de los maestros tiene lugar mientras los distritos escolares y defensores de la educación esperan ansiosamente que se pase una propuesta de ley diseñada para revisar la fórmula de financiamiento estatal para el grado escolar K-12.

El Senador Demócrata Mo Denis, quien preside el comité de educación, ha estado al frente de crear una nueva fórmula para distribuir los fondos monetarios que van a la educación.

Sin embargo, el proyecto de ley no inyectará nuevos fondos, solo se espera que desarrolle un método de asignación más transparente y equitativo.

La fórmula actual, conocida como el Plan Nevada, surgió en 1967. Los críticos dicen que es un método complicado y antiguo que no toma en cuenta las necesidades de los estudiantes ni la demografía actual del estado.

Pero el hecho de que los aumentos salariales para los maestros se dejaran fuera del presupuesto provisional del distrito molestó a John Vellardita, director ejecutivo de la Asociación de Educación del Condado Clark. El líder sindical comentó que entiende el mensaje del distrito — de que necesita más dinero— pero cree que se está enviando la señal equivocada a los empleados.

Vellardita dijo que el distrito escolar no está tomando en cuenta que los ingresos por educación podrían aumentar con base en lo que decidan los legisladores en esta sesión.

Durante mucho tiempo, los mandatos no financiados han sido un punto de discusión entre los legisladores que aprueban proyectos de ley, y los funcionarios escolares, quienes dicen que se ven obligados a encontrar dinero no asignado para implementar la legislación.

Una hoja de cálculo creada por el distrito escolar enumera 40 proyectos de ley que considera mandatos no financiados en esta sesión.

Nota: Steve Sisolak ha donado $2,200 a The Nevada Independent. Vea aquí la lista completa de donantes.