Escuelas chárter dan un giro hacia la educación a distancia

Esta nota fue traducida al español y editada para mayor claridad a partir de una versión en inglés publicada en The Nevada Independent.

La escena tenía todas las características de una típica orientación de regreso a clases: Estudiantes nerviosos. Profesores sonrientes. Padres curiosos. Y papeleo de rutina.

Pero las futuras estudiantes de la Escuela de Liderazgo Atlético para Niñas (Girls Athletic Leadership School, GALS) usaron mascarilla y respetaron los marcadores del piso para guardar su distancia social. 

Los escritorios de las aulas cercanas tenían barreras de plexiglás, y los horarios que se repartieron a las familias detallaban el modelo de aprendizaje a distancia que marcaría el comienzo del nuevo curso académico.

El giro hacia la educación a distancia fue el paso más reciente en el proceso de GALS para abrir sus puertas en medio de la pandemia.

La nueva escuela chárter o autónoma — ubicada en un Boys & Girls Club cerca de la Universidad de Nevada, Las Vegas (UNLV) — será un entorno educativo solo para niñas, y, en un principio, atenderá a estudiantes de sexto y séptimo grado.

Jennifer McCloskey, fundadora y directora ejecutiva, comenzó esta búsqueda al ser una madre que notó fallas en el sistema educativo que afectaron la confianza de sus hijas. La mayor, por ejemplo, estaba en una clase de secundaria donde se tomó y compartió en voz alta el peso de las alumnas.

Incidentes similares a lo largo del tiempo convencieron a McCloskey de que las niñas de la escuela secundaria necesitaban un mejor entorno para desarrollarse en una edad tan crítica. Eso condujo a una misión de dos años para abrir GALS, que es parte de una red de escuelas autónomas con otros planteles en Denver y Los Ángeles.

GALS, al igual que muchas otras escuelas chárter en el Valle de Las Vegas, planeó dar la bienvenida a sus primeras estudiantes con instrucción presencial de tiempo completo. Ahora, el personal explorará cómo lanzar una nueva escuela de manera virtual y, al mismo tiempo, fomentar un sentido de comunidad.

Krista Yarberry, directora de la escuela Escuela de Liderazgo Atlético de Niñas (GALS) explica cómo funcionará el horario de aprendizaje a distancia cuando comiencen las clases. Yarberry estaba en un evento de orientación en la escuela el viernes 7 de agosto del 2020. (Foto: Jeff Scheid / The Nevada Independent).

***

Rebecca Feiden, directora ejecutiva de la Autoridad de Escuelas Públicas Chárter del Estado, emitió un memorando el 5 de agosto en el que ordenaba que ese tipo de instituciones ubicadas en los condados Clark, Elko y Washoe abrieran con educación a distancia si sus estudiantes regresaban antes del 24 de agosto.

La guía menciona repetidamente el COVID-19 y se dio a conocer dos días después de que el Gobernador Steve Sisolak anunció que empezaría a implementar un enfoque dirigido a frenar la propagación del virus. Funcionarios estatales ya habían identificado a Clark, Elko y Washoe como condados con riesgo elevado de transmisión del COVID-19.

El memorando de Feiden pide a las escuelas chárter de esos tres condados que mantengan la instrucción virtual al menos hasta el 21 de agosto. Se espera más orientación en los próximos días.

La recomendación fue decepcionante, aunque no una sorpresa total, para las escuelas chárter que habían estado avanzando con planes de aprendizaje presencial.

Gabe Shirey, fundador y director ejecutivo de Signature Preparatory en Henderson, atribuyó el 15 por ciento del incremento de inscripciones en la escuela chárter este año a familias que estaban a favor de la reapertura total de las escuelas.

“Nuestros padres eran del tipo que quiere un regreso de tiempo completo”, dijo. “Por eso vinieron a nuestra escuela. Es decepcionante, pero siempre tenemos que tomar la salud de nuestros estudiantes como la prioridad número 1".

Sin embargo, el memorando de la autoridad de escuelas chárter no fue el único factor decisivo. Los legisladores estatales aprobaron el Proyecto de Ley 4 del Senado (SB4), que dejó fuera a las escuelas y a centros de salud de protecciones adicionales de responsabilidad.

Feiden dijo que su memorando solicitando un inicio digital del año escolar se basó únicamente en factores de salud, no en la iniciativa SB4.

Krista Yarberry, directora de la Escuela de Liderazgo Atlético de Niñas (Girls Athletic Leadership School, GALS), habla con Jasmine Danielle Oceguera, de 11 años, y su madre, Machiline Mecono, durante un evento de orientación el viernes 7 de agosto del 2020. (Foto: Jeff Scheid / The Nevada Independent).

***

En GALS, la transición al aprendizaje digital incluirá lo que los líderes escolares llaman una "apertura suave" la semana previa al inicio de clases que comienzan el 24 de agosto.

Dos grupos de 35 estudiantes asistirán a las sesiones de la mañana o la tarde, donde se les presentará la tecnología para el aprendizaje a distancia y participarán en algunos ejercicios de formación de equipos. No habrá más de siete niñas en un salón de clases al mismo tiempo, dijo Krista Yarberry, directora de GALS.

No todas las 125 estudiantes inaugurales de la escuela asistirán en persona. Las alumnas restantes participarán desde casa bajo el modelo virtual. Yarberry dijo que la escuela chárter intencionalmente invitó a la apertura a estudiantes que viven en el vecindario cercano de bajos ingresos.

El personal del Boys & Girls Club, según un acuerdo con la escuela chárter, supervisará a las alumnas, quienes estarán socialmente distanciadas cuando se encuentren en el plantel.

De las alumnas que ingresarán, cerca del 85 por ciento reúnen los requisitos para almuerzos gratis o a precio reducido, el 35 por ciento está aprendiendo inglés como segundo idioma y el 15 por ciento recibe educación especial.

“Nuestras familias no saben qué es una escuela chárter”, dijo McCloskey. “Ni siquiera saben que esa es una elección de escuela para ellos. Tenemos que educar mucho para ayudarlos a comprender quiénes somos y qué ofrecemos".

En el caso de GALS, eso significa una filosofía de educación enfocada a integrar al plan de estudios movimientos y aprendizaje basado en proyectos. 

Las alumnas participarán en yoga, baile o pausas con ejercicio, lo que después las ayudará a concentrarse. Pero también verán el movimiento entretejido en lo académico. 

Esa filosofía no fue necesariamente fácil para convencer a las futuras estudiantes.

Jasmine Danielle Oceguera, de 11 años, no estaba muy entusiasmada con la idea de dejar a sus amigos y no inscribirse en la secundaria tradicional del vecindario.

“De hecho, no quería ir”, dijo la estudiante de sexto grado.

Pero con el ánimo de su madre, ahí estaba viendo a sus nuevas compañeras — tal vez a sus futuras amigas — mientras hacían fila para las fotos. Oceguera dijo que la escuela parecía “acogedora” y que no se le hacía importante no convivir en su grupo con niños de edad secundaria.

Oceguera dijo que por ahora su enfoque está en obtener buenas calificaciones, pero el cambio de escuela la puede estar preparando para una transición más grande en el futuro: Dijo que sueña con estudiar en el extranjero, en Corea del Sur.