Foro TPS: Inmigrantes expresaron sus inquietudes ante fin del programa

Cambios recientes en programas que han protegido de la deportación a miles de inmigrantes. Controversias y debates. Beneficiarios de esas pólizas mantienen la esperanza de que el Congreso llegue a una solución que les permita continuar su estancia legal en los Estados Unidos.

Ante ese panorama, el pasado jueves 11 de enero representantes del gobierno salvadoreño, expertos en inmigración, y miembros de la comunidad se dieron cita en las instalaciones del Consulado General de El Salvador en Las Vegas para abordar el tema del Estatus de Protección Temporal o TPS.

Además del aspecto migratorio, algunos asistentes a la sesión informativa expresaron que ahora enfrentan el dilema de tener que cerrar sus negocios, regresar a su país después de tantos años, o vivir situaciones de pobreza y violencia.

Cambios que duelen

El DHS indicó en un comunicado que la decisión de cancelar el TPS para El Salvador se tomó tras una revisión de las condiciones originales relacionadas con el temblor que azotó a esa nación centroamericana en el 2001, determinando que ya eran inexistentes.

Decisiones que provocan lágrimas en rostros como el de Flor Campos, quien junto con su esposo José Alvarado llegó a este país desde su natal El Salvador en el 2000. Desde entonces ambos empezaron a trabajar muy duro. En muchas ocasiones, hasta doble turno.

“Duele de verdad… pensar que venimos tantas gentes que nos desvivimos por este país, que ya es parte nuestra. Me duele pensar que solo nos señalen pensando que somos malas personas”, dijo Campos [la voz se le quiebra]. “Me gustaría que dijeran: ‘¡Wow! También esta gente aporta sin esperar un futuro. Es duro venir a este país, establecer tu familia y que de un día para otro te digan que se acabó”.

Flor Campos limpia una lágrima de su rostro mientras su esposo José Alvarado la observa. Ambos son dueños de un restaurante en Las Vegas y beneficiarios del TPS. Foro comunitario en el Consulado General de El Salvador en Las Vegas. Jueves 11 de enero de 2018. (Jeff Scheid / The Nevada Independent).

Ambos vencieron las barreras del idioma, supieron adaptarse a los cambios culturales que enfrentan quienes llegan a un país nuevo y vieron nacer aquí a sus dos hijas.

Hoy, el matrimonio es dueño de su propio restaurante en el Este de Las Vegas. Campos dijo que lo nombraron Olocuilta en honor a una comunidad en El Salvador donde hay muchos puestos de pupusas, uno de los platillos más significativos de ese país centroamericano.

Pero ahora están muy cerca de tener que decirle adiós a su negocio, su hogar, y a este, el país donde nacieron sus hijas. Así resumió Campos los 17 años de sus vidas como beneficiarios del TPS.

En una entrevista con The Nevada Independent en Español al término del foro informativo, Campos dijo que le gustaría que los Congresistas se tocaran el corazón y se enfocaran en las contribuciones de los inmigrantes en los Estados Unidos.

Los aportes económicos de los inmigrantes de El Salvador, Guatemala y Honduras abarcan tanto a sus países como a los Estados Unidos, pues no solo sostienen a sus familias radicadas aquí, sino que muchos de ellos envían dinero a los seres queridos que dejaron en su tierra natal.

Un reporte del Center for American Progress indica que unos 4,800 trabajadores en Nevada son beneficiarios del TPS para El Salvador y que habría una pérdida anual de $255.3 millones de dólares en el Producto Interno Bruto del Estado de Plata sin los trabajadores salvadoreños amparados por el TPS.

Campos indicó que había asistido al foro junto con su esposo para enterarse de la información más reciente con respecto al programa que durante tantos años les permitió vivir el sueño de salir adelante en los Estados Unidos.

Campos señaló que este tipo de talleres también son de gran beneficio para que la comunidad aclare sus dudas y agregó que, si bien se había quedado más tranquila después de haber escuchado la información, su familia estaba contemplando la posibilidad de tener que regresar a El Salvador.

“Si en un momento dado nos toca salir, nos vamos”, dijo Campos. “Amo a mi país y me regreso con la frente en alto si me toca, pero la situación de la delincuencia es algo que no podemos tapar”.

Gobierno de El Salvador

Tras conocerse el anuncio del DHS el 8 de enero, el gobierno salvadoreño se refirió a la decisión como una prórroga por 18 meses, señalando que era un reconocimiento al aporte que realizan sus compatriotas.

“Lo importante para nosotros es ir a lo esencial” dijo Liduvina Magarín, viceministra para los salvadoreños en el exterior. “Y más que cómo le llamemos, lo importante es que tenemos 18 meses más después del 9 de marzo del 2018 para que los salvadoreños puedan trabajar tranquilamente en este territorio y sobre todo para buscar opciones de regularización permanente”. 

Entrevistada en el Consulado de El Salvador, Magarín, quien por primera vez viajó a Las Vegas para estar presente en el foro informativo y en una cumbre de jóvenes salvadoreños, indicó que el gobierno de su país está trabajando arduamente con la red consular y de embajadas para mantener informada a la población en cuanto al TPS y que, si bien la comunidad está preocupada, también se encuentra muy activa.

Licenciada Liduvina Magarín, Viceministra para los Salvadoreños en el Exterior, durante el foro informativo acerca del TPS en el Consulado General de El Salvador. Jueves 11 de enero del 2018. (Jeff Scheid / The Nevada Independent).

La funcionaria agregó que el gobierno salvadoreño espera que en el Congreso se encuentren los votos suficientes para una nueva legislación que se traduzca en el establecimiento definitivo de los salvadoreños que llevan tantos años en los Estados Unidos, que han elegido como su segunda patria.

Pero no todos estuvieron de acuerdo en que el gobierno de El Salvador manejara el anuncio del DHS como una prórroga, argumentando que la administración estadounidense había sido muy clara al informar que se trataba del fin del TPS.

“¿Por qué están mintiendo? No es cierto lo que están diciendo”, comentó José Santamaría, uno de los asistentes al foro. “Están diciendo lo que les conviene. No han logrado una prórroga, sino que el Presidente Trump ya dijo que eso está cancelado”.

Santamaría, quien es originario de El Salvador y ha estado amparado por el TPS durante 17 años, dijo a The Nevada Independent en Español que decidió emigrar a los Estados Unidos debido a la difícil situación que se vive en su país.

Como beneficiario del TPS, Santamaría dijo que era triste que después de tantos años se haya puesto fin al programa y agregó que no quiere regresar a su país, donde la pobreza y la violencia ha alcanzado a su familia, pues, aunque se encuentran con bien, hace poco dos de sus hermanos recibieron amenazas de muerte por parte de las pandillas.

“Ahora es cuando”

La abogada de inmigración Kathia Pereira, quien participó como panelista en el foro, dijo a los asistentes que algunos inmigrantes desconocen que podrían calificar para solicitar su residencia legal a través de otras opciones, por lo que resaltó que este es el momento de empezar a buscar asistencia con abogados calificados antes de que expire el TPS.

La abogada de inmigración Kathia Pereira provee información acerca del TPS durante foro comunitario en el Consulado General de El Salvador en Las Vegas. Jueves 11 de enero del 2018. (Jeff Scheid / The Nevada Independent).

Pereira informó que, dependiendo de cada caso, si el beneficiario del TPS tiene un cónyuge, o un hijo mayor de 21 años que sean ciudadanos estadounidenses, podrían ser elegibles para una visa inmediata si ese hijo o cónyuge solicitan una petición familiar.

La abogada señaló también que beneficiarios del TPS en Nevada o en un estado del Noveno Circuito, que reúnan los requisitos, podrían tener la opción de solicitar su residencia permanente.

“En este país hay una Corte Suprema. Debajo de esa Corte Suprema hay cortes de apelaciones”, explicó Pereira. “Esas cortes de apelaciones están divididas en grupitos, y a cada grupito le dicen un circuito. Existe un noveno circuito donde está Nevada, Hawaii, Washington y otros estados”.

La abogada agregó que si la persona con TPS no tiene cónyuge o hijos que sean ciudadanos americanos, otra vía podría ser que un familiar directo que sea ciudadano estadounidense, como un hermano o un padre, realice una petición familiar lo más pronto posible.

Pereira señaló que en el caso de que los beneficiarios del TPS que no tengan ningún familiar ciudadano estadounidense, que hayan entrado a los Estados Unidos en el año 2000, y que cuando obtuvieron su primer permiso de trabajo no habían cumplido un año de estar indocumentados, existe la posibilidad de que puedan pedir una visa de inversionista, o algún tipo de visa de trabajo.

“No es momento de deprimirnos ni llenarnos de ansiedad”, dijo Pereira a los asistentes. “Ahora es cuando debemos buscar alternativas. Vamos a pensar en lo que se tiene que hacer para el futuro, no en que se va a acabar el TPS”.

Allá en El Salvador

El TPS ha permitido a más de 200,000 salvadoreños en los Estados Unidos obtener permisos de trabajo, licencias de conducir y alivio de la deportación durante unos 20 años.

El pasado 8 de enero el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) decidió cancelar el TPS para El Salvador y “retrasar la terminación por 18 meses. La designación terminará el 9 de septiembre de 2019”.

Los esfuerzos del gobierno salvadoreño para gestionar una solución en pro de los beneficiarios del TPS se presentaron oficialmente desde agosto ante el DHS y a través de diferentes visitas al Congreso.

Magarín dijo que una de las necesidades más urgentes bajo el gobierno del Presidente Salvador Sánchez Cerén es brindar atención a quienes retornan de manera deportada a su patria de cualquier parte del mundo, por lo que se creó el programa “El Salvador es tu Casa”, enfocado a brindar asistencia para una inserción óptima en las áreas laborales y académicas, además de atención psicológica.

La funcionaria agregó que la comunidad debe tener cuidado de no ser víctimas de personas inescrupulosas que buscan sacar ventaja antes los actuales cambios para el TPS.

“La información veraz la van a obtener siempre a través de las fuentes oficiales, que son nuestros consulados”, dijo Magarín. “Este es su espacio, su pedacito de El Salvador”.

El gobierno de El Salvador informó a los beneficiarios del TPS que el Servicio de Inmigración y Ciudadanía de los Estados Unidos (USCIS, por sus siglas en inglés) pronto dará a conocer los detalles para el proceso de reinscripción al programa y los instó a estar preparados con la documentación necesaria.