Muestra reporte cómo afectaría presupuesto de Trump a programas de ayuda para vivienda en Nevada

Este artículo fue traducido al español a partir de una versión en inglés, misma que aparece en la página de The Nevada Independent.

Un nuevo análisis del presupuesto del presidente Donald Trump muestra que Nevada podría perder más de 1,300 vales que ayudan a los residentes de escasos recursos a pagar la renta y por lo menos 39 millones de dólares en fondos para subsidios en bloque utilizados para proyectos de mejoras para la comunidad.

El informe, preparado por la oficina de la Senadora Demócrata por Nevada, Catherine Cortez Masto, desglosa los impactos potenciales del corte de 7,500 millones de dólares que el presidente Republicano propone al Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de Los Estados Unidos (Department of Housing and Urban Development, HUD). Trump dio a conocer un resumen de su “presupuesto austero” la semana pasada que pide una reducción del 15 por ciento del HUD, aunque se espera que su oficina y el Congreso trabajen mucho más en su propuesta antes del inicio del nuevo año fiscal en octubre.

Este anteproyecto llega justo cuando el estado de Nevada tiene un déficit de alrededor de 85,000 unidades de vivienda a precio accesible, de acuerdo con la Coalición Nacional de Vivienda para Personas de Escasos Recursos. Por cada 100 residentes de Nevada de bajos recursos que buscan vivienda, solo hay 39 unidades asequibles en el mercado.

Los cortes presupuestales afectarían especialmente a los nevadenses de edad avanzada, las familias con niños y las personas con discapacidades, que usan los servicios de HUD a tasas más altas que la población en general.

“No es una exageración decir que si los cortes de presupuesto que propone el Presidente se aprueban, la falta de vivienda probablemente aumentará”, señala el informe.

Entre los impactos de la propuesta, según el informe, están los siguientes:

  • Se eliminaría el programa de Subsidios en Bloque para el Desarrollo Comunitario (Community Development Block Grant, CDBG). Nevada recibió casi 20 millones de dólares de ese programa el año pasado, lo cual le ayudó a financiar una amplia variedad de proyectos, incluyendo uno de vivienda para personas sin hogar en el condado de Lyon, que sirvió para eliminar estructuras deterioradas en los pueblos de Hawthorne y Mina, y para comprar una minivan para trasladar a las personas mayores del condado de Nye a sus citas médicas fuera de la población.
  • Se perderían cientos de vales para vivienda del programa federal Housing Choice Vouchers que subsidian los pagos de renta. Los residentes de Nevada recibieron 14,500 vales el año pasado, pero serían 1,377 menos de acuerdo con el plan de Trump.
  • Una reducción en los fondos que apoyan más de 3.600 unidades de vivienda pública en Nevada. El estado obtuvo $ 21 millones en el año fiscal más reciente, pero perdería $ 6.3 millones bajo el presupuesto de Trump.
  • Desaparecería por completo el programa HOME, que ayuda a los municipios a construir nuevas viviendas para personas mayores y familias, y ofrece asistencia para comprar vivienda. Nevada recibió 8.9 millones de dólares de HOME el año fiscal anterior y con el nuevo presupuesto no recibiría nada.
  • El programa de vivienda para nativos americanos se reduciría en un 23 por ciento. Si esa reducción se extrapola a todos los beneficiarios del estado, las tribus de Nevada perderían 3.5 millones de dólares de ingresos.
  • Desaparición del Consejo Interdepartamental para Personas sin Hogar de los Estados Unidos (U.S. Interagency Council on Homelessness, USICH) una entidad que coordina los esfuerzos para evitar que la gente viva en las calles. El consejo coordina a 16 instituciones federales que funcionan por separado, entre ellas el HUD, el Departamento de Asuntos de Veteranos y otros, para asegurar que trabajen juntos para evitar que la gente viva en las calles. Funcionarios federales declararon en 2015 que el problema de los veteranos sin hogar había terminado en el sur de Nevada; se reconoce a USICH como el responsable de que esto ocurriera.

Las fuertes reducciones a los programas de garantías indican que la administración de Trump quiere restringir ampliamente, o tal vez eliminar por completo, el papel del gobierno federal en las comunidades, dijo Mike PeQueen, director ejecutivo de HighTower Las Vegas, una firma local de inversión que observa atentamente la economía.

“Esta es una separación notable de las administraciones anteriores, tanto demócratas como republicanas”, agregó PeQueen, quien se declara imparcial a los partidos políticos. “George W. Bush no hizo nada como esto”.

Trump ha propuesto aumentar los fondos de defensa a 54 mil millones de dólares en 2018, lo que significa que la administración debe encontrar otros lugares dentro de la parte de gastos discrecionales del presupuesto para hacer cortes, explicó PeQueen. Esto deja a departamentos como agricultura, desarrollo urbano, transporte, salud y servicios humanos y educación, entre otros, en el bloque susceptible a cortes.

Lo cual le preocupa desde el punto de vista de la comunidad: Eliminar el financiamiento de vales de vivienda y los Subsidios en Bloque para el Desarrollo Comunitario (Community Development Block Grant, CDBG) esencialmente deposita la carga en las organizaciones sin fines de lucro que ayudan a la población vulnerable.

“No sé si están preparadas o si tienen los recursos para esto”, dijo.

Un temor que comparte comparte Tom Roberts, Diácono de Caridades Católicas del Sur de Nevada. La organización sin fines de lucro esperaba que la nueva administración recortara el gasto relacionado con los servicios sociales, pero la magnitud de los cortes propuestos anularía su capacidad de servir a los necesitados, declaró.

Alrededor de dos tercios de los ingresos de Caridades Católicas provienen de los diversos subsidios locales, estatales y federales.

“Caridades siempre ha tratado de llenar los vacíos porque la gente es generosa”, dijo, “pero no creo que haya alguna manera en la que la caridad pueda cubrir la diferencia de este tipo de subsidios”.

Esta organización sin fines de lucro, que sirve a más de 100,000 personas cada año, no puede manejar un alto ingreso de clientes. Aunque la economía del estado se ha recuperado bastante de la recesión, la institución ha visto un incremento en la demanda de alimentos y vivienda, señaló Roberts. Esto se debe a que los costos de la vivienda se dispararon y los miembros de la comunidad del nivel más bajo de la pirámide económica no alcanza a cubrir sus necesidades, así que le dan prioridad al pago de la renta por encima de la compra de alimentos.

“La red ya está muy llena”, advirtió, “va a explotar”.

Los cortes presupuestales propuestos por la Casa Blanca a Meals On Wheels ha generado protestas públicas significativas en las últimas semanas. Roberts señaló que no está claro si se reducirán los fondos federales de Nevada para el programa. El gobernador Brian Sandoval ha solicitado un apoyo de 1.5 millones de dólares adicionales para el programa, que en su presupuesto se destinarían para alimentar a personas mayores que no pueden salir de su casa.

A diferencia de algunas ciudades que usan los Subsidios en Bloque para el Desarrollo Comunitario para financiar el programa de alimentos, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Nevada recibe fondos federales por medio de la Ley para los Estadounidenses de Edad Avanzada (Older Americans Act) informó. El departamento canaliza ese dinero a los proveedores de cada condado.

Caridades Católicas gestiona el programa Meals On Wheels en el sur de Nevada y sirve a alrededor de 2,100 personas mayores todos los días, detalló Roberts. Hay otras 900 personas mayores en lista de espera para entrar al programa.

“Si recibiéramos un corte riguroso, simplemente no podríamos dar estos servicios”, agregó.

Roberts dijo que Caridades Católicas ha estado recibiendo llamadas de clientes preocupados que quieren saber qué pasará si el programa no recibe fondos federales y le duele darles tanta incertidumbre.

“El factor miedo de esta administración cuando se trata de cortes al presupuesto es realmente devastador para aquellos a quienes servimos”, aseguró.

Roberts afirmó que había pasado la semana anterior en Carson City, describiendo la importancia de este programa ante los legisladores estatales. La próxima semana se dirigirá a la capital del país para hacer lo mismo.

El informe de la oficina de Cortez Masto recibió una fuerte respuesta de por lo menos un legislador demócrata del estado.

"El plan de la Casa Blanca es recortar el gasto a los subsidios similares a los de Vivienda y Desarrollo Urbano y Meals on Wheels, lo cual sería desastroso, no solo para nuestro estado, sino para todo el país", advirtió el legislador demócrata Nelson Araujo en una declaración. “Hacer recortes como estos no significa gobernar, ni poner primero a los buenos trabajadores de Nevada, es poner al 1 por ciento más rico de la población por encima del 99 por ciento restante. Pido firmemente a todos los miembros de nuestra delegación que se opongan a estos recortes".

Nota: Mike PeQueen, socio de HighTower Las Vegas, forma parte del consejo directivo de cinco miembros de The Nevada Independent. HighTower Las Vegas es también cliente de E Thompson Media, una firma consultora en comunicación y relaciones públicas propiedad de la directora editorial de The Nevada Independent, Elizabeth Thompson.

Pie de foto: “White House”, de frankieleon, está autorizada por Creative Commons by 2.0.