The Nevada Independent En Español explica:  El programa Welfare

Este artículo fue traducido al español a partir de una versión en inglés. La versión en inglés aparece en la página de The Nevada Independent.

Aunque los programas sociales públicos — y mantener las listas con el mínimo de beneficiarios — fueron una preocupación política en los 80´s  y 90´s, el programa que entrega dinero en efectivo a los más desamparados prácticamente ha pasado a segundo plano para la Legislatura de Nevada.

En esta sesión, los legisladores han tenido que poner un poco más de atención al programa, llamado Asistencia Temporal para Familias Necesitadas (Temporary Assistance for Needy Families), principalmente porque el gobierno federal ha golpeado al estado con millones de dólares en sanciones por no tener a una cantidad suficiente de sus participantes en la fuerza laboral.

Pero el programa está a la baja: la cantidad de familias que reciben ayuda en dinero del gobierno federal es alrededor de un tercio del máximo de cinco millones que alcanzó en 1994. La cantidad de casos también está a la baja en Nevada, aunque el número de personas que reciben ayuda del SNAP (Supplemental Nutrition Assistance Program, el programa de estampillas para recibir alimentos) y servicios de salud  pagados por el gobierno a través de Medicaid es mucho más alto y está aumentando drásticamente.

Al parecer, los legisladores no tienen muchas ganas de cambiar sustancialmente los fondos del programa que, debido a su modelo como paquete de ayuda único, se ha mantenido virtualmente sin cambios en aproximadamente 71 millones de dólares por año durante dos décadas, a pesar de la inflación, una recesión y el aumento de la población. Hasta los Demócratas centran sus conversaciones en cómo ayudar a la clase media al aumentar el salario mínimo y en cómo atraer negocios al estado en vez de juguetear con los programas sociales.

“Ciertamente, no se ve mucha legislación al respecto”, dijo el Senador Republicano Ben Kieckhefer, “no es un tema en el que la gente de este edificio se esté concentrando”.

¿Entonces qué está pasando con ese programa? Esto es lo que usted debe saber.

¿Qué es el TANF?

El programa de Asistencia Temporal para Familias Necesitadas (Temporary Assistance to Needy Families, TANF) ofrece lo que más se considera como ayuda social: dinero en efectivo para familias de bajos ingresos o sin ingresos. Pero es mucho más amplio que un simple pago mensual.

El gobierno federal lo otorga como un paquete de ayuda que los estados pueden usar en una amplia variedad de programas que cumplen con las cuatro metas principales del TANF: brindar ayuda a las familias necesitadas para que los niños puedan cuidarse en casa, para que los padres en necesidad ya no dependan de los apoyos del gobierno al promover la preparación laboral, el empleo y el matrimonio; para reducir y evitar los embarazos fuera del matrimonio y para apoyar la formación y mantenimiento de las familias con padre y madre.

Los funcionarios de la división de programas sociales afirman que Nevada gasta el 51 por ciento del dinero que recibe del TANF en pagos directos a las familias de escasos recursos. A nivel nacional, solo el 25 por ciento del gasto del TANF (7,800 millones de dólares al año) se dedica a dar dinero en efectivo, ya que los estados también destinan parte de esos fondos a programas de atención infantil, preescolar y servicios para los niños que son víctimas de abuso o negligencia.

¿Siempre ha sido así?

No. Desde la aprobación de la Ley del Seguro Social en 1935 hasta 1996, los apoyos sociales se distribuían a través del programa de Ayuda a Familias con Hijos Dependientes (Aid to Families with Dependent Children, AFDC), que se diseñó originalmente para ayudar a que las viudas de la época de la Depresión se quedaran en sus hogares a criar a sus hijos en vez de salir a conseguir un empleo. Los estados tenían derecho a una cantidad ilimitada de fondos federales en tanto pudieran hacer un pago igual a una tasa inversamente relacionada al ingreso per cápita del estado.

Pero a medida que las normas sociales cambiaron y más mujeres ingresaron a la fuerza laboral, el apoyo para un programa que permitía que las madres se quedaran en casa con sus hijos se redujo. El presidente Bill Clinton prometió, en su campaña de 1992, “terminar con los apoyos sociales como los conocemos” y romper el ciclo de dependencia de los apoyos sociales al exigir que trabajaran todas las personas en condiciones de hacerlo.

Como resultado de la negociación con un Congreso dominado por Republicanos, firmó la iniciativa de Reconciliación de Responsabilidad Personal y Oportunidad Laboral (Personal Responsibility and Work Opportunity Reconciliation Act), que se convirtió en ley en 1996. Esto reemplazó al AFDC con el TANF, que se concentró en hacer que los participantes trabajaran y limitar el tiempo durante el cual recibieran asistencia pública.

Establece niveles de los paquetes de ayuda que se basaron en la máxima cantidad que el gobierno federal había gastado en apoyos sociales entre los años fiscales de 1992 y 1995, y también determinó las cantidades de dinero que los estados necesitaban aportar en igual medida para seguir recibiendo el paquete de ayuda federal (la aportación estatal se llama “mantenimiento del esfuerzo”).

Esos dos niveles se han mantenido básicamente sin cambios en los últimos 20 años, a pesar de la inflación, el aumento de la población y las fluctuaciones en la cantidad de casos.

¿Ha tenido éxito?

Los proponentes aseguran que el programa ha logrado impulsar a más madres a entrar en la fuerza laboral. La cantidad de madres solteras con educación a nivel de bachillerato o menos que tienen un empleo era del 51 por ciento en 1992 antes de saltar al 76 por ciento en el año 2000 para bajar al 63 por ciento en 2013.

Las listas de beneficiarios de programas sociales se han reducido desde la reforma de 1996.

Nevada tenía un promedio de 40,574 beneficiarios de programas sociales en 1995, cantidad que bajó a 25,077 en 2016. Durante el mismo período, la población de Nevada casi se ha duplicado, ya que pasó de 1.6 millones a 2.9 millones de habitantes.

Pero los críticos dicen que la disminución de beneficiarios no significa que haya menos pobreza o que la gente esté ingresando con éxito a la fuerza laboral. Algunos son considerados inelegibles para recibir ayuda por haber sobrepasado los límites de tiempo o porque el estado los sanciona de alguna manera.

Los críticos también señalan un aumento en la pobreza extrema (hogares que sobreviven con ingresos inferiores a 2 dólares diarios por persona) como evidencia de que el programa le está fallando a la gente. En 1996, 1.7 por ciento de los hogares de los Estados Unidos estaba en pobreza extrema, cifra que saltó al 4.3 por ciento en 2011, de acuerdo con una investigación de los sociólogos Kathryn Edin y Luke Shaefer. Tomando en cuenta las transferencias como las estampillas para alimentos y el Crédito en los Impuestos sobre el Ingreso Ganado, la proporción de hogares en pobreza extrema aumentó del 1.1 por ciento al 1.6 por ciento entre 1996 y 2011.

Las familias que son inelegibles para recibir ayuda del TANF y ninguno de sus miembros tiene empleo, encuentran otras maneras de sobrevivir, entre ellas, alojarse en grandes cantidades en una misma casa o departamento, o vender ilegalmente una prestación que es mucho más fácil de conseguir: las estampillas para alimentos. (Nevada lucha activamente contra esta actividad, que se considera como tráfico).

Recibir dinero en efectivo sigue siendo una prestación invaluable para las personas de escasos recursos, pero las intenciones públicas se inclinan más a pagar por algo más específico, como alimentos o el servicio de energía eléctrica.

“Creo que ciertamente se tiene simpatía hacia la gente que necesita alimentos y servicios médicos, más que por la gente que quiere dinero”, declaró Kieckhefer.

¿Qué hace el programa?

Cuando una familia entra al TANF, la meta principal de los funcionarios es estabilizarlos para que puedan cuidar a los niños en casa, de acuerdo con los administradores del TANF en Nevada. Los asesores de casos evalúan el bienestar en general de la familia, incluso si están participando en los programas de preescolar Head Start, y verifican que los niños reciban sus vacunas.

Los asesores de casos trabajan después con los padres para diseñar un “plan de responsabilidad personal”, consistente en estrategias para redactar un currículum, conseguir un empleo, continuar su educación, encontrar guarderías y obtener ayuda si han estado en una relación de abuso.

Después, los participantes empiezan a recibir dinero.

¿Cuánto dinero reciben las familias?

Una madre soltera con dos hijos recibe como máximo 383 dólares al mes, que es menos de la cuarta parte del ingreso de una familia de tres miembros que está en la línea de pobreza, que es de 1,702 dólares. Esa cifra de pago mensual no ha cambiado en una década, cuando aumentó el apoyo para una familia de tres integrantes, que hasta entonces había sido de 348 dólares al mes.

El valor de los apoyos del TANF en Nevada ha disminuido en un 27.8 por ciento entre 1996 y 2016 si se ajusta de acuerdo a la inflación, de acuerdo con los cálculos del Centro de Prioridades Políticas y Presupuestarias (Center on Budget and Policy Priorities), un centro de estudios progresistas.

Los participantes pueden hacer que esa pequeña cantidad valga la pena si empiezan a ganar dinero para complementar la ayuda del gobierno. Una vez que consiguen un empleo, pueden seguir recibiendo su pago completo del TANF y de su salario durante sus primeros tres meses de trabajo gracias a un acuerdo llamado “desestimación del ingreso”.

Eventualmente, los salarios que los miembros de la familia participante obtengan reducen el pago de la ayuda del gobierno. Después de tres meses, el pago del TANF se reduce gradualmente cada pocos meses con base en los ingresos que obtenga esa familia.

Esa “desestimación del ingreso” solo se permite dos veces en la vida de una persona.

Por lo general, las familias que están en el TANF también se complementan con Medicaid y SNAP. Una familia de tres miembros puede recibir un máximo de 511 dólares al mes en estampillas para alimentos.  

¿Quiénes pueden recibirlo?

En general, las familias deben estar por debajo de la línea de pobreza para calificar y solo pueden recibir el pago máximo si no tienen ingresos contables. En 2012, apenas un 25 por ciento de los participantes a nivel nacional tenían algún ingreso en efectivo además del TANF, y aquellos que lo tenían, era en promedio de alrededor de 600 dólares al mes, de acuerdo con la Oficina de Presupuesto del Congreso.

Algunos activos no cuentan en contra de las familias que están tratando de calificar para recibir ayuda del TANF, como el hecho de tener un vehículo.

El programa “TANF-NEON” se ofrece a familias donde hay al menos un adulto que puede trabajar, mientras que el programa “TANF Child-Only” es para familias donde los adultos no pueden trabajar porque han sobrepasado la edad límite para trabajar, tienen una discapacidad o no cumplen con los requisitos de ciudadanía.

Por ejemplo, una persona mayor puede calificar en el programa TANF Child-Only si tiene la custodia de un nieto o sobrino y presenta una solicitud para recibir apoyo financiero para poder cuidarlos.

Nevada también ofrece ayuda del TANF a familias con ambos padres que califiquen. En otros 26 estados han dejado de ofrecer el programa porque saben que no pueden cumplir con la meta de participación en la fuerza laboral que les exige el gobierno federal. Todos los estados ofrecen ayuda a familias monoparentales, ya que el gobierno federal no exige que los estados ayuden a familias que tienen a ambos padres.

¿Cuánto recibe el estado de Nevada?

Nevada gastó casi 76 millones de dólares el año pasado en el programa TANF, incluidos los casi 44 millones del paquete de ayuda del gobierno federal y los 27 millones de fondos generales del estado. Alrededor de 42 millones de dólares al año se destinan a la ayuda directa en dinero en efectivo, mientras que 2.5 millones se dedican a financiar programas de atención infantil que ayudan a que los participantes vayan a trabajar.

¿Cómo participan en el programa los residentes de Nevada?

El estado proyecta servir a 25,450 personas en 2019. Eso significa que el grupo de beneficiarios del TANF es 16 veces menor que el grupo de beneficiarios del SNAP, que se proyecta que ayudará a 407,022 personas durante 2019, y 27 veces menor al grupo de Medicaid, que se espera que sirva a 687,525 residentes de Nevada en 2019.

El tamaño del programa TANF está limitado por el tamaño del paquete de ayuda federal fijo y no necesariamente refleja la cantidad de personas que necesitan el programa con base en sus ingresos. En contraste, el SNAP y el Medicaid se consideran “programas de derechos”, lo que significa que se ofrece a cualquier persona que cumpla con ciertos requisitos, como la elegibilidad por ingresos.

Por ello, aunque la cantidad de familias con ingresos por debajo de la línea de pobreza en 2013 fue igual de alto que en 1994, la cantidad de personas que recibieron ayuda en dinero a nivel nacional se redujo casi un 70 por ciento. En 2013, de cada 100 familias que vivían en la línea de pobreza, solo 25 recibían ayuda en dinero, de acuerdo con la Oficina de Presupuesto del Congreso.

Funcionarios de la Oficina de Contabilidad del Gobierno afirmaron que la disminución de familias elegibles puede deberse a los requisitos laborales, los límites de tiempo y otras políticas implementadas a través de las reformas a los programas sociales.

Más de la mitad de las personas que solicitan ayuda del TANF en Nevada son rechazadas. En 2016, el estado recibió un promedio de 3,600 solicitudes mensuales para entrar al TANF, de las cuales se rechazó al 62 por ciento.

¿Qué requisitos laborales se deben cumplir?

A las familias monoparentales se les exige que realicen actividades laborales por lo menos 30 horas a la semana a cambio de la ayuda del TANF. Si en la familia hay un niño menor de 6 años, solo necesitan trabajar 20 horas a la semana.

Las familias donde hay dos o más adultos aptos para trabajar, éstos deben trabajar por lo menos 55 horas a la semana combinados, o 35 horas si tienen al menos un hijo menor de 6 años.

Las familias pueden cumplir con los requisitos al participar en “actividades básicas” (como al tener un empleo, realizar servicio comunitario o asistir a capacitación en el trabajo) por una cantidad mínima de horas, y cubrir el resto con “actividades no básicas” (como terminar su bachillerato o asistir a capacitación laboral).

¿Por cuánto tiempo se recibe la ayuda?

Los límites de tiempo en la ayuda que podía recibir la gente fueron el sello distintivo de la reforma de 1996; Clinton dijo que su meta era asegurarse de que los programas de ayuda social no se convirtieran en una forma de vida.

Una regla federal que limita a no más de 60 meses el tiempo que una persona puede recibir ayuda de un programa social en toda su vida ha ayudado a lograr esa meta. Un caso promedio “regular” de TANF en Nevada, que sería una familia donde haya al menos un adulto apto para trabajar, dura siete meses.

El caso promedio para el programa para niños, donde no hay adultos aptos para trabajar en la familia, es de 26 meses. A diferencia del programa “regular”, este programa no está sujeto a límites de tiempo.

Los receptores regulares del TANF pueden recibir ayuda por hasta 24 meses antes de que se les expulse del programa y deben pasar 12 meses en espera. Después de ese tiempo, pueden pasar hasta 24 meses más y después deben estar otros 12 meses fuera.

Después de eso, tienen hasta 12 meses más antes de quedar inelegibles por el resto de sus vidas.

¿Está logrando sus metas el estado de Nevada?

No. El gobierno federal exige que el 50 por ciento de todas las familias participantes de Nevada cumplan con el mínimo de horas de trabajo, mientras que el porcentaje de cumplimiento para las familias con padre y madre debe ser del 90 por ciento.

Solo el 38.3 por ciento de todas las familias y el 48.5 por ciento de las familias con padre y madre están cumpliendo con los requisitos de participación laboral.

“Aunque la tasa de participación en la fuerza laboral es la medida que tenemos que contabilizar, esto se trata más de familias en crisis y a veces eso no permite cumplir con 30 horas de trabajo a la semana”, reconoció Naomi Lewis, Administrador Adjunto de la División de Bienestar y Servicios de Apoyo Social (Division of Welfare and Supportive Services).

No todos los estados tienen que cumplir con la marca del 50 por ciento de participación laboral. El gobierno reduce esa exigencia a los estados si aportan más de su dinero para los fines del TANF.

Por ejemplo, Florida obtiene una participación del 34 por ciento en la fuerza laboral de sus beneficiarios de programas sociales, pero su requisito de participación en la fuerza laboral es de apenas un 2 por ciento porque destina una gran parte de su dinero en programas de asistencia social.

Nevada ha luchado por invertir algo más que el mínimo a medida que enfrenta la recesión. Es uno de los cinco estados que no está cumpliendo su meta para “todas las familias” y uno de los 15 que no está llegando a la marca para las “familias con ambos padres”.

Nevada empezó a quedarse atrás en 2007, pero no fue sino hasta cinco años después que las tasas de la fuerza laboral fueron definitivas y quedó claro que el estado no estaba cumpliendo sus metas.

“Se puede ver a la mayoría de las personas (que están en el TANF) cuando estamos en recesión y se vuelve muy difícil conseguir un trabajo”, dijo el Legislador Demócrata Mike Sprinkle, quien preside el subcomité que revisó el presupuesto del TANF, “y eso obviamente va a tener un impacto muy negativo cuando tratemos de cumplir con esos porcentajes”.

¿Cuáles son las consecuencias?

Nevada debe pagar 9.6 millones de dólares de multas al gobierno federal por los incumplimientos de estos años. A otros estados también se les aplican multas, pero ninguno ha agotado sus apelaciones para finalmente tener que pagar tales sanciones, explicó Lewis.

Nevada pidió clemencia con respecto al requisito de participación laboral en diciembre pasado, argumentando que el estado estaba muy afectado por la recesión. El estado aún debe presentar sus solicitudes de exenciones ante el gobierno federal.

¿Por qué no están cumpliendo los beneficiarios del TANF?

De acuerdo con funcionarios estatales, alrededor del 37 por ciento de los beneficiarios no están contribuyendo en absoluto con la tasa de participación en la fuerza laboral que requiere el estado. Dieciséis por ciento de ellos están en su primer mes del programa y aún no están plenamente integrados.

Doce por ciento se encuentra en “estado sancionado”, lo que significa que no cumplieron con sus metas de participación laboral y están por ser expulsados del programa. Nueve por ciento tienen enfermedades a corto plazo o están en una situación que les impide participar en actividades laborales.

“La población a la que servimos no está necesariamente lista para trabajar”, agregó Lewis; “el cincuenta por ciento de nuestros solicitantes son de primera vez, familias jóvenes que son nuevas en el ámbito laboral, nuevos padres de familia y nuevos en el proceso”.

¿Qué está haciendo el estado de Nevada para evitar más multas?

Una manera en la que el estado puede reducir el requisito de participación laboral es eliminar personas de sus listas y reducir el grupo de beneficiarios en un 15 por ciento de los niveles que tenía en 2005. Eso sería toda una hazaña, ya que Nevada va en la dirección opuesta: el estado tenía 7,933 beneficiarios del TANF aptos para trabajar en 2005, y para 2016 eran 9,822.

Algunos estados tienen programas de asistencia social a nivel estatal  a los que traspasan a los beneficiarios de los programas federales, lo cual reduce la tasa de participación en la fuerza laboral que debe cumplir.  

Nevada nunca ha tenido un programa de ese tipo y no está planeando crearlo.

Otra forma de reducir la marca es que el estado “reduzca” su obligación. El estado puede hacerlo al identificar otros gastos dentro del estado que estén sirviendo para los fines del TANF, pero que no se están tomando en cuenta como aportación del estado para igualar la ayuda federal.

Un ejemplo es Programa de Mejora de Carrera del Departamento de Empleo, Capacitación y Rehabilitación (Department of Employment, Training and Rehabilitation). Como el gasto que se hace en ese programa ayuda a las personas de bajos ingresos que buscan trabajo, lo cual es una meta del TANF, se puede considerar como “exceso en el mantenimiento del esfuerzo” y esto permitiría al estado un requisito de participación en la fuerza laboral más bajo.

El estado necesita encontrar gastos como ese por un monto de 18 millones de dólares para reducir su obligación de participación en la fuerza laboral de un año.

¿Podrá Nevada salir adelante?

“Vamos a intentarlo”, prometió Chrystal Main, vocera del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Nevada (Nevada Department of Health and Human Services), “vamos a hacer nuestro mejor esfuerzo”.

Otros proyectos respaldados por TANF en este bienio

Además de los pagos normales en efectivo, el presupuesto del Gobernador Brian Sandoval considera gastos de 2 millones de dólares para fondos del TANF en dos años para sostener el Programa de Protección Familiar, que ofrece asistencia financiera a residentes de Nevada de bajos ingresos que estén cuidando personas con discapacidad intelectual grave. El dinero se entrega a 223 familias durante cada año del bienio con la meta de que las personas con discapacidades graves se queden en casa en vez de ir a una institución.

El presupuesto de Sandoval también propone usar los fondos del TANF para financiar tiendas “todo en uno” de seguridad alimentaria donde se vendan alimentos y se ofrezca ayuda para conseguir trabajo y solicitar apoyos públicos.

“Teníamos varios socios a los que ayudábamos, pero debido a la recesión, suspendimos todo y ahora empezamos a sentir que podemos encontrar la manera de ayudar a esas familias por fuera de nuestro programa de asistencia en efectivo”, concluyó Lewis.