Presentan proyecto de ley para que hogares adoptivos e instituciones de salud mental respeten la identidad de género de los niños

Este artículo fue traducido al español a partir de una versión en inglés. La versión en inglés aparece en la página de The Nevada Independent.

Tristán Torres, de 19 años, dijo que se sentía como una "atracción del zoológico" en la escuela por ser transgénero.

Torres, quien ingresó al sistema de orfanatos después de hablar al respecto con su madre, dijo que pensaba que finalmente estaría a salvo  y se sentiría bienvenido en su familia adoptiva.

Pero cuando estaba siendo acosado en la escuela por otros niños, Torres dijo que uno de sus padres adoptivos le restó importancia, diciéndole que "tenía que suceder", pues "no era normal". Más tarde le dijo que se mantuviera alejado de sus hijos biológicos porque estaba preocupada que iba a "convertirlos en transgénero", dijo Torres.

"Es un sentimiento ridículo, pero me envió hacia la desesperación", dijo Torres, agregando que él consideró la posibilidad de quitarse la vida.

Torres fue uno de varios ex alumnos LGBTQ del sistema de adopciones de Nevada que testificaron en una audiencia del comité de la Asamblea el lunes en favor de un proyecto de ley que requeriría que los centros de detención para menores, orfanatos, centros de cuidado infantil y centros de salud mental traten a los niños de acuerdo con su identidad de género, independientemente de su sexo biológico.

El proyecto de ley, AB99, también requiere que los empleados de esos organismos reciban al menos dos horas de capacitación en el trabajo con niños LGBTQ dentro de los 30 días de haber sido contratados y esboza un proceso a través del cual los niños que esperan ser adoptados pueden presentar quejas.

"Este es un proyecto de ley muy emotivo, pero es un proyecto muy importante", dijo el Asambleísta Nelson Araujo, quien propuso el proyecto de ley. "Creo firmemente que si nos permitimos aprobar esta iniciativa y logramos su firma, haremos grandes avances hacia la garantía de que todos nuestros jóvenes tengan la protección adecuada".

La ACLU, organizaciones de justicia social y otros defensores de los derechos LGBTQ testificaron en apoyo del proyecto de ley. Pero el testimonio más emotivo vino de niños que habian sido adoptados, como Torres, y que compartieron sus experiencias personales de discriminación.

Allen Johnson, estudiante de trabajo social en la Universidad de Nevada, Reno, dijo que él y su hermana entraron al sistema de adopciones cuando tenía 12 años y que fue entonces cuando comenzó a cuestionar su orientación sexual, pero se enfrentó al juicio de su familia adoptiva, dijo Johnson.

"Mi madre adoptiva me aislaba de los otros niños en mi familia porque pensaba que la exploración sobre mi orientación sexual era una señal de perversión", dijo Johnson.

Incluso su trabajador social le dijo que era "sólo una fase", comentó Johnson.

Denise Tanata, directora ejecutiva de Children’s Advocacy Alliance, dijo que el proyecto es producto de conversaciones con estos jóvenes en el sistema de adopciones y fue lo que llevó a la organización a empezar a evaluar las normas, políticas y prácticas de cómo los jóvenes LGBTQ son tratados en orfanatos en Nevada en comparación con otros estados. (Araujo dijo que sólo 14 estados tienen leyes que abordan los niños transgénero en el sistema de adopciones).

Tanata reconoció que obligar la formación LGBTQ tiene el potencial de disuadir a las familias que se oponen por razones religiosas o de otra índole en aceptar niños para adopcion. Sin embargo, agregó que no hay nada en la legislación que requiera que una familia adoptiva acepte a niños LGBTQ si se sintieran incómodos con ello por cualquier motivo.

"Créeme, hay una tendencia a nivel nacional en esa dirección", dijo Tanata. "Esto no requiere eso".

No hubo ningún testimonio en oposición a la ley, pero a la Asambleísta Republicana Robin Titus le preocupa que la adición de requisitos en capacitación para padres adoptivos podría ser prohibitiva, especialmente en las zonas rurales.

"No se trata de este tema en particular", dijo Titus. "Es cada vez que se les pide que tomen más horas de entrenamiento cuando ya tenemos un enorme vacío de padres adoptivos, especialmente en la zona rural".

El comité no tomó ninguna acción inmediata sobre el proyecto de ley el lunes por la tarde.