Que haya un bibliotecario en cada escuela, piden en la Legislatura

Este artículo fue traducido al español a partir de una versión en inglés. La versión en inglés aparece en la página de The Nevada Independent.

Los bibliotecarios escolares expusieron su caso el jueves ante la idea de que simplemente leen cuentos a los niños y les ayudan a sacar libros, argumentando que su trabajo es necesario para cumplir con las normas estatales de educación y clave para provocar un amor por el aprendizaje que dure toda la vida.

Unas tres docenas de bibliotecarios enviaron correos electrónicos en apoyo a un proyecto de ley respaldado por el Senador Republicano Becky Harris que haría obligatorio para las escuelas mantener una biblioteca en la escuela y personal con una licencia de bibliotecario.

Otros más hablaron en persona en contra de lo que han caracterizado como una crisis silenciosa, las escuelas no mantienen sus bibliotecas abiertas o no cuentan con personal certificado mientras dirigen los fondos hacia otros lugares.

"Creo que aprobar este proyecto de ley es una necesidad. No es un lujo", dijo Robin Carpenter, un bibliotecario de Johnston Middle School en el norte de Las Vegas.

"Estoy seguro de que este comité se horrorizaría si alguna vez escuchara a una escuela renunciar a la contratación de profesores de matemáticas con licencia para mantener el tamaño reducido de la clase de ciencias, o si decide poner a un profesor de música a enseñar lectura. Sin embargo, esto es similar a lo que hacen en las escuelas sin un profesor bibliotecario".

Clark County School Librarians Association, dijo que desde diciembre, hay 27 escuelas primarias, ocho escuelas medias y seis escuelas preparatorias en el condado que no cuentan con un bibliotecario profesor certificado, un profesional que tiene formación como profesor y también como bibliotecario.

En el marco de la actual reorganización del Clark County School Librarians Association, el cargo de bibliotecario puede ser ocupado por un especialista en medios de comunicación o profesores en el período de preparación, en lugar de alguien con la formación de un bibliotecario. Los equipos de liderazgo en cada escuela pueden decidir cómo quieren gastar los fondos.

"Ciertamente creemos que la lectura es esencial para el éxito de los estudiantes", dijo Brad Keating miembro del grupo de presión del Clark County School District, quien se opuso a la medida.

"El cargo de bibliotecario es un cargo flexible en el presupuesto de cada escuela que les permite mantener el programa de alfabetización en la forma en que la escuela considere conveniente. Buscan maneras diferentes para el personal de la biblioteca... Creemos que sin duda debe ser una decisión local".

Pero los bibliotecarios dijeron que su formación especializada es la clave, y se manifestaron en contra de cortar esquinas presupuestarias en programas de biblioteca.

Susan Slykerman, Presidenta de la Clark County School Librarians Association, representó las bibliotecas como lugares dinámicos en los que se puede ver a los estudiantes realizando obras de teatro en la esquina, trabajar en manualidades, leyendo con los clubes de lectura y participando en desafíos de poesía.

Describió al bibliotecario como un coprofesor que ayuda a otros miembros del personal con estrategias de lectura, escritura y enseña a los estudiantes cómo navegar su mundo digital.

"La biblioteca de la escuela es sólo un lugar a menos que se súper empodere por medio de una persona informada, conocedora de la tecnología, amante de los libros, amigable con los niños, estudiante empedernido, es decir, un profesional con licencia de profesor bibliotecario", dijo.

"Uno que se maneje con liderazgo, alguien que inspire y emocione a los estudiantes a aprender sobre su mundo global, que lleve la tecnología para preparar mejor a los estudiantes para el futuro, que promueva la lectura para el análisis crítico, así como leer para construir la empatía en la vida cotidiana".

Harris, un defensor de la alfabetización que defendió el programa Nevada Lee al 3er Grado en la última sesión, dijo que estaba abierto a ajustar el proyecto de ley para dar cabida a las escuelas rurales pequeñas que son esencialmente escuelas de una sola habitación y no pueden contratar a un bibliotecario dedicado, o instituciones en línea que físicamente no pueden abrir bibliotecas.

Pero dijo que los bibliotecarios están excepcionalmente calificados para ayudar a los estudiantes a construir una cultura digital y lucharían por un financiamiento adecuado para asegurarse de que cada escuela tenga uno.

"Uno puede creer que la aparición de las tecnologías digitales hace a las bibliotecas redundante o incluso un poco menos necesarias", testificó.

"En muchos sentidos, Internet es una extensión de la biblioteca de la escuela, pero tiene información útil e inútil. Los bibliotecarios escolares pueden ayudar a los estudiantes a reconocer la diferencia".