Reporte señala contribuciones de inmigrantes a la economía del norte de Nevada

Esta nota fue traducida al español y editada para brevedad a partir de una versión en inglés.

A los 13 años, Gustavo Velasco había ahorrado suficiente — ganando 10 pesos cada día que trabajaba con su padre vendiendo pollos en un mercado — para comprar boletos de avión de México a Reno para él y su madre.

Cuando llegó y tan pronto tuvo la edad suficiente, trabajó en la ventanilla de Jack in the Box. Eso le ayudó a practicar inglés y desarrollar habilidades de comunicación con clientes y compañeros.

Velasco, quien ahora tiene 36 años, ha dirigido su propio negocio de banquetes desde 2016 y es el chef ejecutivo de seis restaurantes Squeeze In en Nevada. Su historia ejemplifica los hallazgos de un reciente reporte: Los inmigrantes representaron el 14 por ciento de los propietarios de negocios en el Condado Washoe en 2019 y generaron $78 millones de dólares en ingresos comerciales, a pesar de los retos para obtener la ciudadanía estadounidense.

"Hechos a un lado"

Velasco se convirtió en beneficiario del programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) cuando se creó en 2012. Él es una de las más de 800,000 personas en los Estados Unidos, incluidas más de 11,000 en Nevada, protegidas de la deportación y autorizadas legalmente para trabajar a través del programa.

Un reporte del Comité de Pequeños Negocios publicado en 2018 encontró que beneficiarios como Velasco han echado raíces en sus comunidades y han establecido negocios propios que contribuyen a las economías locales y estatales.

“Imagínense si nos dan el resto. Duplicamos, triplicamos su oferta”, dijo. “Regresamos con más. Me sorprende que con la pequeña semilla que nos dieron, hayamos creado este mundo; somos abogados, médicos, enfermeras, dueños de negocios. Construimos una sociedad diferente”.

En 2019, los hogares elegibles para DACA ganaron más de $42 millones de dólares, de los cuales casi $5 millones se destinaron a impuestos federales, más de $3 millones a impuestos estatales y locales, y $34 millones quedaron en poder adquisitivo.

"No quiero rogar más"

Los esfuerzos de los Demócratas del Congreso para brindar un camino hacia la residencia permanente para DREAMers, beneficiarios del Estatus de Protección de Temporal (TPS), trabajadores agrícolas inmigrantes y trabajadores esenciales a través de la conciliación presupuestaria; un proceso que les permitiría aprobar legislación sin el requisito de que al menos 10 Republicanos voten a favor — se han topado con obstáculos constantes en Washington.

Las posibilidades de que la propuesta sea aprobada con éxito por la Cámara y el Senado son inciertas.

Velasco señaló que es agotador ver a los políticos ir y venir con sus promesas a los inmigrantes.

“Es como, 'ah, sí, nos preocupamos por ustedes'”, dijo. “Estoy agradecido, pero a estas alturas saben lo que podemos aportar, lo que sumamos. No quiero rogar más. Les demuestro que puedo llegar a más ... pero aún no es suficiente".

Gustavo Velasco posa para un retrato en su casa de Reno el 25 de octubre de 2021. (David Calvert/ The Nevada Independent).

Desmintiendo estereotipos

La directora ejecutiva del Northern Nevada International Center, Carina Black, espera que el reporte ayude a desmantelar las narrativas incorrectas sobre los inmigrantes y a pintar una imagen más clara de los roles que desempeñan en sus comunidades.

Un concepto erróneo que es común acerca de los inmigrantes, comentó Black, es que se aprovechan del sistema del Seguro Social, lo que simplemente no es cierto, destacó. (El sistema solo puede ser utilizado por no ciudadanos a quienes se les ha otorgado una autorización de trabajo).

Los hogares de inmigrantes indocumentados en el Condado Washoe ganaron casi $396 millones en 2019, con más de $22 millones destinados a impuestos federales y $14 millones a impuestos estatales y locales.

"Esto es básicamente un flujo neto hacia nuestra base tributaria", dijo Black. “Son indocumentados. No reciben esos fondos de vuelta".

En 2007 un reporte de la Oficina de Presupuesto del Congreso federal señaló que entre el 50 al 75 por ciento de los inmigrantes indocumentados pagan miles de millones de dólares al gobierno federal todos los años utilizando los Números de Identificación del Contribuyente Independiente (ITIN), que permiten que personas sin Seguro Social presenten y paguen impuestos.

“Lo bueno de este proyecto es que podría ser el primer paso de uno más grande, que sería el proyecto del próximo año, que es tomar todos estos datos y decir: '¿Qué podemos hacer mejor en nuestras comunidades para realmente dar más la bienvenida a los inmigrantes?'”, dijo Black.