Resultados oficiales de los distritos electorales en Nevada demuestran que la encuesta de salida se equivocó sobre los Latinos

 

El que Donald Trump haya ganado la elección Presidencial estadounidense de 2016 tomó a muchos por sorpresa. Para determinar cómo votaron varios grupos en varios estados, los observadores cercanos recurrieron a la encuesta de salida nacional, un elemento básico del reportaje y análisis de la noche de las elecciones.

Pero, en vez de aclarar las cosas, la encuesta de salida reveló otra sorpresa: Hillary Clinton obtuvo el 66% del voto Latino, dejando a Donald Trump con 28%.  ¿Qué es sorprendente sobre estas cifras?

Para empezar, esto significa que a Clinton le fue peor que el 71% que Obama obtuvo entre los Latinos en 2012. Pero, esto también significa que después de un año en el que Trump menosprecio a los Latinos – declarando que un juez no podía ser imparcial debido a su herencia mexicana, insultando al famoso reportero Latino Jorge Ramos, avergonzando por su peso a la ganadora de Miss Universo Alicia Machado, y calificando a los inmigrantes mexicanos como violadores y “malos hombres” – aun así él logró obtener un mejor puntaje que Romney en 2012 por 1 punto de porcentaje.

Además, las cifras de la encuesta de salida van en contra de la tendencia general en la dinámica partidista estadounidense. Desde los 1990s, los Latinos se han distanciado del partido Republicano y han ofrecido sus votos a los Demócratas.  ¿Podría ser que en el 2016 los Latinos pensaron dos veces en darle su apoyo al partido Demócrata?

La respuesta es no. Una inspección más detallada de los patrones de votación Latina en varios estados – incluyendo Arizona, California, Florida, New York y ahora Nevada – revela que la encuesta de salida acreditó a Donald Trump y a Joe Heck, el candidato Republicano de Nevada para el Senado de Estados Unidos, con muchos más votos Latinos de los cuales ambos realmente recibieron.

Aquí detallamos como llegamos a esta conclusión. Primero, reunimos los resultados oficiales de 2016 para 1,703 distritos electorales en los siguientes condados:  Carson City, Churchill, Clark, Douglas, Elko, Lyon, Nye, y Washoe.  (Nevada tiene 1,853 distritos electorales, y 98% de los votantes del estado viven en los distritos electorales que investigamos.)  Luego, comparamos estos votos actuales con los resultados del mismo grupo de distritos electorales en 2012. Después, usando información proporcionada por Catalyst, un vendedor propietario de datos de campaña, clasificamos estas comparaciones por características demográficas de los votantes dentro de cada distrito electoral. Finalmente, con una técnica estadística llamada inferencia ecológica desarrollada por el Profesor de Harvard Gary King, calculamos un estimado confiable de cómo votaron los Latinos.

¿Por qué consideramos nuestros resultados más exactos que los de la encuesta de salida, la cual es una encuesta de estado por estado realizada por Edison Research? Porque la encuesta de salida se basa en una muestra de distritos electorales seleccionados en los que se enfocan para la recolección rápida de datos para poder reportar en la noche de las elecciones.  Al igual que otros esfuerzos de sondeo, la encuesta de salida está sujeta a error porque la muestra puede que no represente a todos los votantes en conjunto, y porque las personas no siempre dicen la verdad sobre como votaron. Nuestros números reflejan los votos reales del 98% de las papeletas de votación en Nevada.

Como hemos dicho anteriormente, la encuesta de salida de Edison informó que en Nevada el 60% de los Latinos respaldaron a Clinton y el 29% apoyaron a Trump. Los números de nuestra investigación son diferentes: 88% para Clinton; 10% para Trump.

Cuando clasificamos los distritos de Nevada de acuerdo con el porcentaje de votantes registrados que son Latinos, como lo hacemos en las gráficas adjuntas, el patrón revela un mayor apoyo para Clinton en los distritos electorales de más concentración Latina.

Cada punto en la gráfica representa un distrito electoral. Entre más votos que gana un candidato, los puntos de color se elevan más en el eje vertical. A lo largo del eje horizontal, el total de votos está ordenado según la participación de los votantes Latinos registrados en cada distrito electoral. Y las líneas coloreadas rastrean el estimado en general del porcentaje de voto por distrito electoral para los candidatos.

Aunque Clinton parece obtener menos votos que Obama en 2012, los puntos trazan un camino para Trump que está a la par o peor que Romney en los distritos electorales donde los Latinos constituyen el 50% o más de los votantes.  (Tomen nota en donde la línea de Trump cae por debajo de la línea de Romney).

Entonces, es extremadamente improbable que más de 1 en 4 (28%) Latinos en Nevada hayan votado por Trump, como lo supone la encuesta de salida. En cambio, los números son probablemente más cercanos a que Clinton ganó un poco menos de 9 de 10 votantes Latinos, dejando 1 de 10 para Trump.

Uniéndolo con la investigación del voto Latino en Texas, Arizona, Florida, y New York, nuestra investigación de los resultados en Nevada agrega más a la creciente evidencia que las encuestas de salida fallaron en las cifras de los Latinos. Más cercano a nuestros estimados independientes que la encuesta de salida son las cifras reportadas por una "encuesta de entrada" de Latinos realizada días previos al 8 de noviembre. La empresa de investigación Latino Decisions hizo las llamadas y estimó que los Latinos en Nevada apoyaron a Hillary con un 83%, y a Trump con un 16%. A nivel nacional, estimaron el 79% votando Demócrata, y sólo el 18% Republicano.

Y la elección presidencial no es la única contienda que subraya nuestros resultados.  Los votantes en Nevada eligieron a Catherine Cortez-Masto, la primera Latina en el Senado de los Estados Unidos. Pero eso no pudo haber ocurrido si le hubiera ido peor que a la Demócrata Shelley Berkley quien perdió su candidatura para el cargo de Nevada en el Senado en 2012 al Republicano Dean Heller. Y ciertamente no pudo haber ocurrido si sólo el 61% de los Latinos apoyaron a Cortez-Masto como lo afirma la encuesta de salida.

La siguiente gráfica muestra que en los 33 distritos electorales donde los Latinos son al menos 50% de los votantes registrados, Cortez-Masto mejoró en 26, empató en 3 y le fue peor en 4.  De acuerdo con nuestro análisis, Cortez-Masto ganó 88% del voto Latino, lo cual pone el estimado de Latino Decisions de un 79% mucho más cercano a los resultados electorales reales que los de la encuesta de salida.

En resumen, nuestra investigación muestra que en 2016 los votantes Latinos en Nevada no aumentaron su voto para los Republicanos en comparación con sus votos en 2012, como dicen algunos.  El peso de la evidencia, tanto en Nevada como en otros estados, advierte en contra de la conclusión de que los votantes Latinos están comenzando a retroceder su tendencia de salir y votar por los Demócratas.

¿Por qué es importante todo esto? Los patrones de votación conducen la política.  La dinámica demográfica en Nevada, que incluye el crecimiento constante de la población Latina, significa que los Latinos son un bloque político cada vez más influyente.   Para funcionar bien, cada democracia requiere buenos datos.  Cuando se trata de los Latinos, la encuesta de salida no es lo suficientemente buena.

Por Francisco I. Pedraza, Profesor Asistente del Departamento de Ciencias Políticas, Universidad de California, Riverside, Y Bryan Wilcox-Archuleta, Candidato de Doctorado, Departamento de Ciencias Políticas, Universidad de California, Los Angeles.  Los archivos de información que utilizamos son descarcables aqui.