Tesorero estatal revela detalles de programa en apoyo al pago de renta para inquilinos residenciales y comerciales

Esta nota fue traducida al español y editada para mayor claridad a partir de una versión en inglés que fue publicada en The Nevada Independent.

Los inquilinos que se retrasaron en sus pagos durante la pandemia podrán solicitar esta semana un nuevo programa estatal que desembolsará $50 millones de dólares en fondos federales de ayuda para atender los problemas de vivienda y negocios a causa del coronavirus.

Este lunes, durante una entrevista con The Nevada Independent, el Tesorero de Nevada, Zach Conine, reveló detalles sobre el nuevo programa, que está ayudando a dirigir. 

El fondo de apoyo tiene lugar cuando Nevada elimina gradualmente una moratoria total de desalojos promulgada a fines de marzo después de que se ordenó el cierre de negocios no esenciales, y mientras se espera que los desalojos por falta de pago de la renta residencial se reanuden en septiembre.

El objetivo del programa es dar recursos directamente al arrendador cuyos inquilinos residenciales estén atrasados ​con tres meses de pagos. Con un pago promedio de $1,200 por mes en Nevada, los $30 millones destinados al programa residencial podrán cubrir tres meses de pago a unos 8,300 inquilinos.

Pero algunos expertos creen que esto es apenas un poco de lo que se necesita. El Centro de Prioridades Políticas Guinn estima que entre 118,000 y 142,000 hogares podrían tener dificultades para pagar su renta en septiembre, y la renta no pagada en Nevada podría alcanzar los $1.1 billones de dólares si el desempleo entre los inquilinos se mantiene en 38 por ciento.

"Tenemos recursos finitos y un problema mucho más grande, casi infinito", dijo Conine. "Creo que debemos ser honestos al respecto".

El programa deberá empezar esta semana. Los inquilinos que lo necesiten verán una página principal de Internet, y luego serán dirigidos al programa apropiado dependiendo de si viven en el Condado Clark, Condado Washoe, o en un condado rural.

Para obtener el beneficio, el ingreso del solicitante no puede pasar el 120 por ciento del ingreso mensual promedio de su condado. En el Condado Clark, ese umbral para una persona soltera es de casi $63,000 y para un hogar de tres, es de $81,000.

Los montos de los pagos variarán según lo que una persona pague de renta. Los solicitantes también deberán presentar una necesidad financiera derivada de la pandemia del COVID-19, tener un contrato activo de renta actual donde se deba el alquiler atrasado y no recibir vales federales de vivienda. También deberán tener fondos domésticos disponibles menores a los $3,000.

El estado también está destinando $20 millones en apoyo a la renta comercial. En lugar de atender a los primeros que vayan haciendo la solicitud, el programa dará prioridad a negocios que experimentaron la mayor caída en sus ingresos y que son propiedad de mujeres o de minorías.

Conine señaló que el estado espera contratar a un proveedor para procesar esas solicitudes, lo que ayudará a pagar desde un cuarto hasta tres meses de renta vencida, con un saldo máximo de $10,000.

Las solicitudes de empresas que emplearon a menos de 100 personas a partir del 1 de marzo serán aceptadas dentro de unas semanas. Conine agregó que los funcionarios supervisarán el programa y evaluarán si se necesita hacer cambios.

Pero Conine señaló que una solución a largo plazo para una posible crisis de vivienda en Nevada necesitará más recursos de los que ofrece el estado. Requerirá apoyo federal para completar iniciativas como el programa de asistencia al inquilino, o la extensión del pago de bonificación federal semanal de $600 por encima de los pagos básicos de desempleo, algo que Conine dijo que a menudo marca la diferencia entre poder pagar o no la renta.