VIVIENDA

Las moratorias estatales y federales para prohibir desalojos de vivienda debido a la pandemia a nivel federal se extendieron hasta el 31 de julio del 2021 para proteger a los inquilinos, aunque los programas de ayuda para el pago de rentas atrasadas enfrentan un grave retraso. Para abordar dicha situación, los legisladores aprobaron el proyecto AB486, que busca evitar una ola de desalojos cuando termine la moratoria federal.

Bajo esa medida, los tribunales generalmente están obligados a pausar procesos de desalojo si un inquilino tiene pendiente una solicitud de ayuda para el pago del alquiler, y también exige suspender los procedimientos si se paga la renta atrasada mediante el programa de apoyo. 

El proyecto de ley también crea un fondo de ayuda de $5 millones de dólares para propietarios con inquilinos que no respondan. Los propietarios pueden cobrar toda la renta atrasada a cambio de no desalojar al inquilino durante 90 días.

Desde el inicio de la sesión 2021, los legisladores debatieron más de una docena de medidas centradas en la vivienda, pero muchas fracasaron. Los proyectos de ley se dividieron en dos campos: Aclarar los procedimientos de desalojo y los derechos de los inquilinos, y aumentar la cantidad de acceso a viviendas asequibles.

Los legisladores no lograron avanzar la medida SB218 que daría a los inquilinos más derechos para recuperar su depósito de seguridad.

Aun así, aprobaron medidas que fortalecen las protecciones para ex reos que busquen una vivienda (SB254), sellan los registros de quienes enfrentan desalojos de vivienda a causa de la pandemia (AB141), y extienden, de 45 a 60 días, el plazo para notificar aumento en la renta (AB308).

Activistas dijeron que se necesita una reforma integral de la vivienda y les preocupa que al no aprobar medidas que den a los gobiernos locales más herramientas para enfrentar la crisis de la vivienda, empeore la situación.

Los agentes de bienes raíces criticaron la moratoria de desalojo por la carga que debieron soportar los propietarios y fueron actores vocales en el debate, identificándose entre los principales donantes de los legisladores previo a la sesión.