Nota del editor acerca de serie Sunrise Acres

Esta nota del editor fue traducida al español y editada para mayor claridad a partir de una versión en inglés que aparece en The Nevada Independent.

Cubrir temas de educación en Nevada por más de tres décadas ha sido frustrante.

Como periodista político y columnista, he escrito miles, quizás decenas de miles, de palabras acerca del tema. Pero ha sido desde la distancia, como cuando se está en un avión a 30,000 pies y saber lo que hay abajo pero sin ver nada tan claramente como a uno le gustaría.

Conozco los números. Oigo las frustraciones. Recibo correos electrónicos.

Entonces, cuando a nuestra reportera de educación, Jackie Valley, tuvo la idea de sumergirse en una institución educativa durante el año escolar, no dudé. Verá los frutos de su trabajo a partir de hoy en nuestro sitio informativo, una serie de cinco partes que brinda una ventana a cómo es la vida en una primaria en Las Vegas. Pero la serie hace más que eso, y es un tributo a los notables poderes de observación y escritura de Jackie que también logra algo más: Sunrise Acres, a través de esta serie, se convierte en un emblema para el Distrito Escolar del Condado Clark y, quizás, hasta más.

La serie muestra los tipos de problemas que maestros, niños y padres experimentan en tantas escuelas, aquí y en otros lugares. Es un retrato de la vida sin adornos en una escuela que lucha, pero que ha superado muchos obstáculos debido a la dedicación de una directora notable, un personal indomable y estudiantes quienes no se dan por vencidos.

Estas son historias, bellamente ilustradas por el periodista fotográfico Jeff Scheid con un maravilloso diseño proporcionado por Peter Vogt y CJ Keeney, que lo asombrarán, lo harán enojar y le harán llorar.

Jackie levanta aquí el telón de su reporte. Pero si tiene alguna pregunta, si desea responder a cualquiera de estas historias, y esperamos que lo haga, envíe un correo electrónico a Jackie a jackie@thenvindy.com o envíe un correo electrónico a nuestra editora asociada Luz Gray a luz@thenvindy.com. Nuestra esperanza es que todos, incluyendo los legisladores quienes a menudo hacen políticas desde esos mismos 30,000 pies, aprendan de esta serie. Yo sé que aprendí.

 

Acerca de la serie Sunrise Acres

Esta nota fue traducida al español y editada para mayor claridad a partir de una versión en inglés que aparece en The Nevada Independent en inglés el 24 de junio de 2018.

Por qué hicimos esta serie

Hay mucho contenido en la burbuja educativa del Sur de Nevada. Vaya a prácticamente cualquier junta autorizada, y escuchará un ritmo constante de frases como "logros estudiantiles", "recortes presupuestarios", "pago a los maestros", "falta crónica de financiación", "reorganización del distrito escolar" y "relaciones laborales". Todos son temas importantes que, cuando se entrelazan, forman un tapiz bajo el cual el Condado Clark educa a los niños. Pero esas palabras no cuentan por sí solas las historias que se desarrollan 180 días al año en los salones de clase de todo el Valle de Las Vegas. Quisimos ir más a fondo, por así decirlo, y contar esa historia: Los triunfos y retos diarios de estudiantes y personal. Después de todo, son ellos quienes están en primera fila.

Por qué elegimos esta escuela

La clave para contar esta historia, por supuesto, sería el acceso. No se puede describir lo que sucede en un entorno de aprendizaje sin estar de hecho en ese entorno. Por esa razón pedimos esto a funcionarios del Distrito Escolar del Condado Clark: Permítanos integrarnos a una escuela primaria para el año académico. Aceptaron, lo que nos condujo a identificar cual escuela. No queríamos la que tuviera mayor o menor rendimiento. Queríamos algo que estuviera relativamente en medio; una escuela prometedora pero también molesta por dificultades comunes en otras escuelas del Condado Clark. Así es como llegamos a la Escuela Primaria Sunrise Acres, ubicada entre Eastern Avenue y Mojave Road en el corredor urbano de la ciudad. La escuela recibe dinero federal y estatal adicional porque atiende a una gran población de estudiantes quienes provienen de hogares de bajos ingresos o quienes aún están aprendiendo inglés.

Cómo reportamos estas historias

A principios de octubre de 2017, una reportera y un fotógrafo se esforzaron por visitar la escuela semanalmente, o más veces, si era posible. Pasaron tiempo en los salones de clase, el recreo, oficinas, juntas del personal y eventos después de clases. También entrevistaron al personal y analizaron datos escolares para comprender mejor la dinámica en Sunrise Acres. El objetivo: Pintar un retrato de la vida cotidiana en esta escuela urbana compartiendo escenas e historias de varios miembros y estudiantes. Intencionalmente preferimos no enfocarnos en alguna persona en particular. Una escuela, quizás más que cualquier otra organización, es un ecosistema que se basa en el trabajo colectivo de todas las personas que lo habitan. Pero nuestra principal meta fue no causar daño a los niños a lo largo de este reporte. Algunos de los materiales son de naturaleza sensible. Por esa razón, cambiamos los nombres de todos los estudiantes para proteger sus identidades. Hicimos lo mismo con sus padres, solo para mantener privadas las identidades de los estudiantes.

 

Shining a light on Sunrise Acres

Shining a light on Sunrise Acres

By Jon Ralston

Covering education issues in Nevada for three decades-plus has been frustrating.

As a political reporter and columnist, I have written thousands -- perhaps tens of thousands -- of words about the topic. But it has been from a distance, like being on a plane at 30,000 feet and knowing what is below but not seeing anything as clearly as you would like.

I know the numbers. I hear the frustrations. I get emails.

So when our education reporter, Jackie Valley, came up with the idea of essentially embedding herself at a school for the year, I didn’t hesitate. You will see the fruits of her labors beginning today on the site -- a five-part series that provides a window into what life is like at one elementary school in Las Vegas. But it does more than that, and it is a tribute to Jackie’s remarkable powers of observation and writing skills that she accomplishes something else, too: Sunrise Acres, through this series, becomes an emblem for the Clark County School District and, perhaps, even more.

It shows the kinds of issues that teachers, kids and parents experience at so many schools, here and elsewhere. It is an unvarnished portrait of life at a school that struggles but that has surmounted so many obstacles because of the dedication of a remarkable principal, an indomitable staff and resilient students.

These are stories, beautifully illustrated by photojournalist Jeff Scheid with a wonderful design provided by Peter Vogt and CJ Keeney, that will stun you, make you angry and bring you to tears.

Jackie pulls back the curtain on her reporting here. But if you have any questions, if you want to respond to any of these stories -- and we hope you do -- please email Jackie at jackie@thenvindy.com or email me directly at ralston@thenvindy.com. Our hope is that everyone -- including legislators who often make policies from that same 30,000 feet -- will learn from this series. I know I did.