Distrito Escolar: “Lugar seguro para estudiantes, sus familias, y su privacidad”

Este artículo fue traducido al español a partir de una versión en inglés. La versión en inglés aparece en la página de The Nevada Independent.

Sin llamar a sus planteles “campus santuarios”, el Distrito Escolar del Condado Clark quiere que los estudiantes y personal sepan que son un lugar seguro independientemente de su estatus migratorio.

Este jueves, con seis votos a favor y uno en contra, funcionarios pasaron una resolución donde se afirma el deseo del Distrito Escolar de proveer un lugar seguro para todos los estudiantes y la protección de su privacidad. La funcionaria Chris Garvey fue la única que emitió su voto en oposición a dicha medida.

La resolución afirma que el distrito escolar no divulgará el estatus migratorio de los estudiantes a las agencias de cumplimiento, incluyendo ICE, a menos que haya consentimiento de los padres, una orden judicial, citatorio, o una orden de la corte. Funcionarios escolares y la policía continuarán su trabajo con oficiales de inmigración como es requerido legalmente.

La Funcionaria Carolyn Edwards, quien propuso la resolución, dijo que ésta no crea un “campus santuario”, un término político que para algunos implica que una entidad local no cumplirá con regulaciones federales.

“Estamos reafirmando que seguiremos la actual política federal en el estatus migratorio de nuestros estudiantes”, dijo. “Es un intento por crear conciencia acerca de esa política federal y asegurarles a nuestras familias y estudiantes que continuaremos haciendo lo que ya estamos haciendo en términos de proteger la privacidad de nuestros estudiantes.”

Garvey, quien está contendiendo por un puesto en el Ayuntamiento de Las Vegas, dijo que votó no porque la mesa directiva no tuvo una discusión acerca del impacto fiscal de la resolución. “Ahorita tenemos una política estricta que dice que los niños están protegidos, el acoso escolar no está permitido y vamos a seguir las leyes que protejan la información de cada estudiante”, mencionó.

Rory Reid, presidente de la Fundación Rogers, que otorga becas a estudiantes y fondos para iniciativas relacionadas con la educación en el Sur de Nevada, dijo que la fundación solicitó a Edwards que propusiera la resolución. Agregó que no era para hacer un “punto político”, sino para ofrecer a los estudiantes una sensación de tranquilidad.

La Funcionaria Erin Cranor hizo eco del punto de vista de Reid en cuanto a que la resolución no tiene el propósito de mandar un mensaje a nadie más que a las familias y estudiantes que forman parte del distrito escolar.

“Esta es una resolución con la tranquilidad de que las cosas van a continuar de la manera en la que están”, dijo. “Puede venir a la escuela y enfocarse en aprender”.

La resolución recibió amplio apoyo de más de una docena de miembros de la comunidad, incluyendo la Congresista Dina Titus y la activista local de inmigración Astrid Silva, quien habló durante la reunión de este jueves. Silva dijo que, aunque los temores a la deportación que tienen los niños pudieran parecer irracionales, los adultos necesitan darse cuenta que los niños están asustados y ansiosos.

Kenia Morales, madre de familia y quien también es graduada del sistema del Distrito Escolar del Condado Clark, dijo que es una conversación que su niña, estudiante en el tercer grado, tuvo con sus amigos el día después de la elección. Los estudiantes de primaria estuvieron platicando que no quieren tener que dejar el país, agregó.

Por esa razón les habló a los funcionarios para que apoyaran la resolución. “Creo que el papel de la escuela en la comunidad es apoyar a los estudiantes y sus familias”, señaló Morales.

Aclaración: Beverly Rogers, de la Fundación Rogers, es una de las principales donadoras de The Nevada Independent.