Florecen en Nevada opciones de comida de origen vegetal

Esta nota fue traducida al español y editada para brevedad a partir de una versión en inglés.

Cuando los clientes ingresan a NoButcher, un restaurante vegano en Las Vegas, encuentran una larga mesa comunitaria, donde los propietarios han observado una clientela cada vez más diversa. 

Es una evidencia informal, dicen, de la creciente popularidad de los alimentos de origen vegetal en Nevada y el resto del mundo.

Funcionarios de la Cámara de Las Vegas y la Asociación de Restaurantes de Nevada señalaron que no llevan un seguimiento del número de restaurantes veganos, pero Alecia Ghilarducci, copropietaria de NoButcher, dijo que encontró ocho restaurantes completamente veganos cuando se mudó a Las Vegas hace cuatro años. Ahora conoce 35, algunos de los cuales tienen varias ubicaciones.

El veganismo se refiere a una dieta basada en plantas sin alimentos de origen animal, como carne, lácteos, huevos y miel. Algunos veganos también evitan comprar productos derivados o que han sido probados en animales.

Un análisis reciente del sitio de internet TotalShape nombró a Nevada como el mejor estado vegano, según estimaciones de la población vegana, restaurantes, grupos de charlas y organizaciones de bienestar animal.

“Antes existía el estigma de que los veganos solo comen zanahorias y lechuga, entonces ¿Cómo pueden sobrevivir? Ahora en la televisión se ve a todos estos atletas comiendo a base de plantas”, dijo Sebastian Mueller, copropietario de NoButcher.

Alecia Ghilarducci, (a la izq.), y Sebastian Mueller, copropietarios del restaurante vegano NoButcher en Las Vegas, conversan en el interior de su negocio el miércoles 10 de noviembre de 2021. (Jeff Scheid/The Nevada Independent).

Un reporte publicado en agosto por Bloomberg Intelligence sugiere que las ventas minoristas mundiales de alternativas a la carne y lácteos a base de plantas pueden alcanzar los $162 billones de dólares para 2030, frente a los $29.4 billones de 2020. 

Kristen Corral, cofundadora de Tacotarian, agregó que la “demanda incesante” ha llevado a que su restaurante mexicano basado en plantas se haya expandido a tres ubicaciones en el sur de Nevada, con una cuarta para el próximo año.

Corral nota una tendencia de personas que consumen de una a tres comidas a base de plantas por semana, tal vez por preocupaciones de la salud, el medio ambiente, o el bienestar animal. Su propio interés y transición al veganismo surgieron por el trato hacia los animales.

“No nos dirigimos a personas veganas. Esa no es nuestra base”, dijo Corral, quien agregó que el 75 por ciento de su clientela no es vegana. “Creo que cuando vas por ese camino y solo te diriges a personas veganas, se está perdiendo. La forma de convertir a las personas es con buena comida".

El movimiento está animando a otros empresarios de ideas afines como Yazmin Teodoro, de 32 años, a probar esta opción.

La entrada de Teodoro a la industria vegana local comenzó con las conchas, un pan de dulce mexicano; y con un antojo tan fuerte, que la llevó a la acción. Ella se hizo vegana hace cinco años para ayudar al medio ambiente, pero como hija de dos panaderos de México, el pan dulce era algo que realmente extrañaba.

Y así nació Vida Dulce. Ahora, Teodoro recibe órdenes por Instagram y Facebook y hornea los fines de semana para hacer entre 150 y 180 piezas de pan. Ha creado versiones veganas de clásicos, como “besos” o pasteles rellenos de mermelada, así como pan de muerto y rosca de reyes.

“La comida es muy importante en nuestra cultura. Empecé a hornear porque extrañaba el pan. Ser vegano no significa que estás dejando tu cultura”, dijo Teodoro. “… Quiero llevar a la comunidad un pedacito de nuestra cultura y nuestro país”.

Yazmin Teodoro, propietaria de la panadería vegana Vida Dulce, retira del horno una charola de pan dulce mexicano el martes 16 de noviembre de 2021. (Jeff Scheid/The Nevada Independent).

Teodoro y su familia se mudaron a Las Vegas desde México cuando ella tenía 10 años. Por ahora, Vida Dulce sigue siendo un negocio que opera desde la cocina de su casa, pero ella espera algún día abrir una panadería vegana en Las Vegas y hacer que sus padres se sientan aún más orgullosos.

“Están muy contentos. Me apoyan mucho, especialmente mi mamá. Ella es mi fortaleza”, dijo Teodoro, quien también es beneficiaria de la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA). "No hay límite para lo que podemos hacer, y estoy muy orgullosa de mí misma ... y no quiero decepcionar a mis padres, no quiero que sus esfuerzos y haber inmigrado aquí sean en vano".

Así que ella continúa horneando. Otros cocineros y restauranteros veganos están haciendo lo mismo, especialmente con la temporada de fiestas a la vuelta de la esquina.

Mueller dijo que espera unos 200 pedidos en “NoTurkey Roast” antes del Día de Acción de Gracias. O para decirlo de otra manera: "Estamos planeando salvar 200 pavos".