Hijas piden apoyo de la comunidad; su padre enfrenta deportación a días de fiestas decembrinas

Esta nota fue traducida al español y editada para mayor claridad a partir de una versión en inglés que aparece en de The Nevada Independent.

Jesus Martinez Manon ha vivido, trabajado, y criado a su familia en los Estados Unidos desde hace 30 años, pero podría ser deportado este martes, dejando atrás a su esposa y a sus tres hijos, justo antes del Día de Acción de Gracias. 

Durante la mañana del jueves pasado, Martinez Manon, de 52 años, fue detenido por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) afuera de su casa en Las Vegas mientras se preparaba para ir a su trabajo en construcción. 

Martinez Manon no parece tener antecedentes penales, a pesar de que ya había sido deportado en 2008.

Según Michael Kagan, director de la Clínica de Inmigración de la Universidad de Nevada, Las Vegas (UNLV), cuando la familia intentó legalizar el estatus de Martinez Manon, pudo haber sido víctima de asesoramiento jurídico no ético por parte de un abogado de inmigración.

Acompañadas por Kagan durante una conferencia de prensa este lunes en la clínica de inmigración de UNLV, Karen y Jennifer, las dos hijas de Martínez Manon, pidieron el apoyo de la comunidad.

“Sólo quiero que regrese mi padre”, dijo Karen Martínez entre lágrimas. “Sobre todo porque ya viene la Navidad”.

Karen Martínez estudia justicia criminal en UNLV, mientras que su hermana Jennifer es alumna de psicología en el Colegio del Sur de Nevada (CSN).

Registros del Centro de Detención de Henderson muestran que Martínez Manon ingresó ahí este jueves bajo un “contrato de reserva” con ICE, sin una deuda ni fianza publicada. Yasmeen Pitts O’Keefe, portavoz de ICE, confirmó que tenía una deportación previa.

“De acuerdo a controles pertinentes, Martínez Manon fue removido previamente a México, su país de origen, en junio de 2008. Como extranjero que fue retirado anteriormente al recibir una orden final de expulsión, permanecerá en la custodia de ICE en espera de su traslado a México”, dijo.

“Esto no tiene que suceder”, dijo el abogado Kagan, quien representa a Martínez Manon. “Ninguna ley tiene que cambiar para que estén juntos otra vez. ICE tiene la autoridad para unirlos de nuevo y dejar que abogados responsables resuelvan una situación que nunca debió haber llegado a este punto”.

Martínez Manon nació en Toluca, México, a donde podría ser deportado este martes.  

“Mis padres se conocieron aquí hace 30 años en un país al que llaman hogar y tuvieron tres hijos y esta es la vida que han conocido durante más de 30 años”, dijo Karen Martínez. “Y luego volver a un lugar al que no han ido, regresar a un lugar al que no han llamado casa; no han llamado a México su hogar en más de 30 años. Allá no hay nada para ellos”.

Kagan dijo que ICE no tiene la obligación de detener a Martínez Manon, mucho menos de deportarlo.

“Puedo decir con certeza que ICE no está obligado a detenerlo, no está obligado a deportarlo”, señaló Kagan. “Entonces le pedimos a ICE que demuestre su decencia ante la familia Martínez debido a que han construido una familia maravillosa y que le dé tiempo a la familia de hacer lo que siempre ha deseado, explorar sus opciones legales y permanecer aquí”.

Además del estrés de la pérdida repentina, a Karen y Jennifer les preocupa el estado de salud de su padre, quien es diabético; y hasta donde saben, no ha recibido su medicamento en más de cinco días estando en el centro de detención de Henderson. 

Jennifer también padece diabetes e hipertiroidismo, por lo que sabe que si no toma sus medicinas por unos días, su vida puede estar en peligro. 

Jennifer agregó que su padre le llamó después de haber sido detenido para pedirle que le llevara su medicamento al centro de detención. Ella explicó que desde entonces ha estado en contacto con él y cada vez que han hablado, él le ha dicho que aún no recibe la medicina que ella le dejó al día siguiente de su arresto.

Una representante del Centro de Detención de Henderson dijo a The Nevada Independent que dicha agencia no puede revelar las necesidades médicas específicas de los internos, pero dijo que se les brinda atención médica vital.

“El Centro de Detención de Henderson verifica que todos los internos bajo nuestra custodia y cuidado sean tratados de la manera más profesional posible y que se les proporcionen los servicios médicos necesarios para su salud y bienestar por medio de un proveedor médico como lo indica nuestra División de Procedimientos CPM4561”, indicó la portavoz.

Las hijas de Martínez Manon dijeron que él es el único proveedor en el hogar y su ausencia podría obligarlas a abandonar la universidad para mantener a su hermano menor y a su madre.

The Nevada Independent es una organización de noticias 501 (c)3 sin fines de lucro. Estamos comprometidos con la transparencia y damos a conocer a todos nuestros donantes. Las siguientes personas o entidades mencionadas en este artículo han apoyado económicamente nuestro trabajo:

Michael Kagan- $570