Sisolak indica que sin ayuda federal, recortes en presupuesto afectarían educación K-12

Esta nota fue traducida al español y editada para mayor claridad a partir de una versión en inglés que aparece en The Nevada Independent.

El Gobernador de Nevada Steve Sisolak indicó que crear nuevos impuestos no es la respuesta para el déficit presupuestario masivo de Nevada, y que sin ayuda federal para los gobiernos estatales, los recortes probablemente afectarían la educación de los grados K-12.

En una entrevista por video en vivo con miembros de la Cámara de Las Vegas, Sisolak compartió nuevos detalles sobre cómo el estado planea lidiar con un recorte presupuestario estimado en casi $1 billón de dólares para el año fiscal que termina en junio, y potencialmente un déficit aún peor para el próximo año fiscal.

El gobernador también sugirió que si las escuelas vuelven a abrir en el otoño, los estudiantes tendrán que asistir por “turnos” y solo unos días a la semana para garantizar el cumplimiento del distanciamiento social.

Sisolak agregó que el estado intentó adelantarse a posibles recortes presupuestarios al solicitar a agencias estatales a principios de abril que identificaran áreas que tendrán recortes significativos, además de aprovechar el Fondo Estatal de 401 millones de dólares para “casos especiales” para así llenar los vacíos presupuestarios. 

Pero Sisolak, quien es Demócrata, afirmó que el estado esperaba recibir algunos fondos del gobierno federal y que “claramente, este no es el momento de aumentar impuestos”.

Sisolak y los legisladores Demócratas estatales firmaron una carta con cinco estados de la zona Oeste para pedir al Congreso hasta $1 billón de dólares de apoyo federal a los gobiernos estatales y locales que han sufrido una reducción de sus ingresos fiscales a causa de la pandemia.

Los Demócratas de la Cámara de Representantes incluyeron casi $1 billón de dólares en fondos para los gobiernos estatales y locales en el proyecto HEROES Act que se aprobó recientemente, pero es poco probable que avance en el Senado de los Estados Unidos.

Al preguntarle cuándo piensa que la economía del estado alcance de nuevo los niveles previos a la pandemia, Sisolak explicó que la amenaza constante de la enfermedad significa que las cosas no volverán a la normalidad en Las Vegas ni en el estado hasta después de que se desarrolle una vacuna y que esté disponible de forma masiva en todo el mundo.

El mandatario también precisó que el estado necesita garantizar un esfuerzo sólido de localización de contactos, números de casos estables y una capacidad generalizada para atender cualquier brote de COVID-19 como medidas de prevención para tranquilidad de turistas potenciales.

“Es importante que cuando vengan los visitantes, cuando decidan regresar a Las Vegas, a Nevada, sepan que este es el lugar más seguro del mundo para venir de vacaciones”, dijo Sisolak. “Y nos vamos a esforzar para asegurarnos de que cuando vean los números de Nevada digan: ‘Es más seguro ir allí que quedarse en casa”.

El gobernador también subrayó que, junto con los superintendentes de todo el estado, está abordando cómo será el regreso a las escuelas de los grados K-12 en el otoño. 

Sisolak dijo que las escuelas pueden adoptar turnos donde algunos estudiantes asistan a clases en persona durante dos o tres días y se queden en casa el resto de la semana para cumplir con los requisitos de distanciamiento social.

“Hay tanto espacio social en los salones de clases, simplemente hay demasiados niños en esas aulas para poder hacer eso”, dijo.